(ABI).- El Gobierno reiteró su voluntad de dialogar para buscar soluciones a las demandas presentadas por la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente de Bolivia (CIDOB), pero “en ningún caso violará los mandatos de la Constitución”, dijo el jueves el ministro de Autonomías, Carlos Romero.

En una conferencia de prensa en el palacio de Gobierno, Romero junto a la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo, hizo una amplia explicación sobre las medidas que adoptó el Ejecutivo para el saneamiento de tierras y viabilizar adecuadamente las autonomías indígenas.

Hizo una relación punto por punto con explicaciones a las 13 demandas del CIDOB al respecto sobre el saneamiento de tierras, la definición de Territorios Comunitarios de Origen y de las representaciones de las circunscripciones especiales indígenas en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Anotó que al analizar punto por punto las demandas del CIDOB y las medidas adoptadas por el Ejecutivo “se han logrado avances sustanciales”.

El Ministro agregó que en los temas administrativos, el Ejecutivo puede adoptar decisiones, pero “no cuando se pretenda forzar a las autoridades a introducir medidas que contradigan a los mandatos de la Carta Magna”.

Romero anotó que todas las decisiones al respecto “deben tener legalidad y legitimidad” para que tengan fuerza. “Ello significa que deben cumplir con los mandatos de las leyes y sean beneficiosos parta todos los bolivianos y no solamente a sectores específicos”.

Sobre la demanda de la CIDOB para que los pueblos indígenas de las tierras bajas y de circunscripciones especiales accedan a 18 diputaciones y no solamente siete como en la actualidad, Romero explicó que no se puede ir más allá de la real representación que tienen tomando en cuenta su población.

Dijo que de 130 curules en la Cámara de Diputados se ha destinado 7 diputaciones para este sector, una vez que se estableció que su población representa el 7 por ciento del total.

Explicó que, al comparar lo que sucede en estos casos en otros países, como Colombia y Venezuela, en Bolivia se ha dado mayores espacios en la Asamblea Legislativa Plurinacional a los pueblos indígenas de circunscripciones especiales.

Si bien reconoció que la CIDOB ha flexibilizado su inicial posición en algunas demandas no ha cedido en algunas que requieren el cumplimiento de lo señalado por la Carta Magna.

Romero lamentó que algunas de las demandas de la CIDON “no respete los derechos de todos los bolivianos”, una vez que solamente están dirigidos a lograr medidas a favor de ese sector.