El sábado el Vicepresidente Álvaro García Linera pidió a la Confederación Sindical Única de Campesinos de Bolivia (CSUTCB) que proteja la vida del Presidente Evo Morales, “siempre amenazada por grupos de derecha e imperialistas”. Este lunes, el senador del MAS Julio Salazar advirtió que los cocaleros del trópico de Cochabamba no permitirán que la marcha indígena pase por Chapare.

No sólo la oposición quiere hacer daño al Jefe de Estado, sino intereses externosque buscan frenar el desarrollo social y el proceso de profundas transformaciones estructurales que están en marcha en el país, alertó García Linera en la celebración de los 31 años de fundación de la CSUTCB.

“Tupac Katari encabezó las luchas del pueblo por su liberación en el año 1700; Zárate Villca el 1800, mientras que el año 2000 Evo Morales, un dirigente sindical indígena, nació como el líder político de los bolivianos y sus luchas por la soberanía y la defensa de los recursos naturales”, reflexionó García Linera e instó al pueblo a “proteger la vida de su líder, siempre amenazada por grupos de derecha e imperialistas que perdieron sus privilegios”. (ABI)

La vida del Presidente Morales está en manos del pueblo boliviano que lo ha llevado al poder para servir a todos los bolivianos, dijo García Linera y recalcó que el reto de la CSUTCB y del movimiento popular debería ser “proteger y profundizar la construcción del Estado Plurinacional que busca la igualdad de todos con la vigencia de sus derechos”.

Este lunes, el senador del MAS Julio Salazar reveló a radio Pio XII de la red Erbol que las seis federaciones cocaleras de Cochabamba no permitirán que la marcha de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) pase por el trópico chapareño.

“Antes de ayer, en la reunión de las bases, los hermanos dijeron: ‘que no nos hagan renegar los indígenas, al final si se levantan las seis federaciones, va ser peor’. No queremos que nos traicionen en este proceso de cambio, ellos (los indígenas) saben cuánto nos ha costado”, advirtió Salazar.

Los cocaleros tienen en la mira al presidente del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) Adolfo Moye porque se opone a la construcción de la carretera Villa Tunari- San Ignacio de Moxos.

Moye denunció que miles de colonizadores allegados al gobierno de Evo Morales invadieron el TIPNIS para sembrar coca, dividiendo y desplazando a las comunidades indígenas de sus propios territorios. Aseguró que el 29 de mayo los indígenas hallaron 40 bolsas de coca ilegal; Umopar se limitó a cobrar una multa a sus dueños y el producto salió sin problemas de esa área protegida.

La marcha de pueblos originarios de tierras bajas partió el 21 de junio de la ciudad de Trinidad con rumbo hacia la ciudad de La Paz, en defensa de sus territorios y de sus autonomías. En principio, el gobierno intentó detener la marcha cooptando a los dirigentes, luego desplegó una millonaria campaña para desacreditar al movimiento indígena y ahora moviliza a los campesinos para detengan a los marchistas.