(ABI).- El presidente Evo Morales Ayma deseó el lunes a todos los bolivianos un nuevo año con “prosperidad, equidad, igualdad y justicia social”, tras participar en los actos de celebración del Año Andino-Amazónico.

Los actos, a los que asistieron las autoridades, representantes diplomáticos y miles de bolivianos y visitantes extranjeros, se celebraron en esta localidad altiplánica, ubicada a 71 kilómetros de La Paz y a 3.800 metros de altura sobre el nivel del mar.

Junto a los sacerdotes y amautas aymaras y quechuas, el Jefe de Estado participó desde las 07.00 horas, a la salida de los primeros rayos del sol, en las celebraciones y ofrendas alcanzadas a la Madre Tierra, Pachamama y al Inti Sol frente a los nevados o achachilas protectores.

Los actos de celebración tienen como objetivo que la población retome conciencia de su verdadero sentido de reflexión y compromiso con la Pacha Mama y con el IntiTata como símbolo de reverencia y convivencia armónica de la mejor manera posible entre los hombres y mujeres con la naturaleza.

Los Pueblos andinos, amazónicos, guaraníes, collas, mapuches entre otras etnias, conmemoran el 21 de Junio como el nuevo año andino, Machaq Mara en aymara y Mosoq Wata en quechua.

Es la primera vez que este año se realizan los actos de homenaje a la Pacha Mama, no solamente en las zonas andinas de Bolivia, sino en las regiones amazónicas.

El Presidente destacó, por ejemplo, que en la localidad oriental de Samaipata, en el departamento de Santa Cruz, el Año Nuevo Andino-Amazónico se celebra con todos los homenajes. A esos actos asiste el gobernador del departamento de Santa Cruz, Rubén Costas.

Agregó que igualmente en Incallajta, Cochabamba, los pobladores de esas regiones subtropicales y de los valles, han alcanzado sus mesas de homenaje a la Madre Tierra y la revitalización de la entidad cultural.

En todos los lugares ancestrales y cósmicos se celebraron actos de homenaje a la naturaleza, entre ellos en el Salar de Uyuni y en el Cerro Chapini, en el departamento de Potosí.

Es la primera vez que se festeja el año Nuevo Andino-Amazónico con un feriado nacional, dispuesto por el Gobierno nacional, para dar mayor realce a la fecha en la que se celebra el año 5.518.

Morales afirmó que los homenajes a la Madre Tierra no solamente se celebran en Bolivia, sino en otros países, como Perú, Chile y Argentina, donde sus poblaciones originarias rinden tributo a la Pachamama, como principal símbolo y realidad para el sustento de la vida.

Bolivia ha patrocinado en abril pasado una Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, donde más de tres millares de representantes de organizaciones internacionales, gobiernos y movimientos sociales se reunieron para analizar el destino del planeta y las acciones a emprender en defensa de la sobrevivencia de la humanidad.

Fueron tres días de reflexiones en la localidad de Tiquipaya, o ciudad de las flores, de donde salieron recomendaciones a las naciones industrializadas para dejar a un lado su política mercantilista de industrialización que atenta contra la sobrevivencia del planeta

El presidente Morales ya había convoca do a la comunidad internacional en la Cumbre sobre el Cambio Climático, que se realizó en Dinamarca en diciembre pasado, a declarar los derechos de la Madre Tierra, por ser más importantes que los propios Derechos Humanos, una vez que si el planeta es destruido por la acción depredadora de algunas naciones, la humanidad dejaría de existir.

Señaló que en la Cumbre de Copenhague, las naciones industrializadas persistieron en su posición de no comprometerse a adoptar medidas para evitar una mayor contaminación del medio ambiente.

Por ello instó a la Organización de las Naciones Unidas (IONU) a socializar las recomendaciones de la Conferencia Mundial de los Pueblos antes de la realización de la Cumbre Climática a realizarse en Cancún, México, a fines de año.

Morales expresó su preocupación porque la ONU no haya incluido hasta hoy en la agenda de la Cumbre de Cancún las resoluciones de la Conferencia Mundial de los Pueblos, por lo que dijo que las naciones deberán responder a sus pueblos por las medidas que adoptan y que no defienden la vida de la humanidad.

En una pre cumbre de Cancín, que se realizó los pasados días en Bonn, Alemania, las naciones industrializadas no avanzaron en busca de acuerdos en defensa de la vida del planeta y persistieron en su política de no asumir responsabilidades frente a la destrucción de la naturaleza.