Seis concejales del municipio de Sucre, suspendieron hoy al alcalde de Sucre, Jaime Barrón, quien debe responder ante la Justicia por el caso de humillación racista a campesinos en mayo 2008. Barron tiene al apoyo de su bancada que sólo tiene 5 concejales.

Según Domingo Martínez, presidente del Concejo Municipal de Sucre, la suspensión de Barrón se rodujo en aplicación del artículo 48 de la Ley de Municipalides.

Según esa disposición legal, “el Alcalde Municipal será suspendido temporalmente del ejercicio de sus funciones y las de Concejal, por existir en su contra auto de procesamiento ejecutoriado. La suspensión persistirá durante toda la substanciación del proceso para asumir su defensa”.

Según concejales del MAS y de la agrupación Primero Sucre (PS), con la llegada y lectura de la acusación formal contra Barrón ya está suspendido automáticamente de su cargo esta autoridad municipal.

La lectura de notificación formal al alcalde de Sucre provocó enfrentamientos en la sesión del Concejo, la misma que fue suspendida, al promediar las 16:00, hasta el viernes.

Al ser conocida la notificación del juzgado, la suspensión es de cumplimiento obligatorio, dijo una concejal del MAS.

Sin embargo, según los cinco concejales aliados de Barrón, el alcalde sigue en funciones porque la acusación todavía no ha sido ejecutoriada.

Barrón pidió al Tribunal Constitucional definir la legalidad de su suspensión, porque considera que la Ley de Municipalidades es contraria a la nueva Constitución. Sin embargo, los nuevos tribunos están impedidos de conocer nuevos casos.

“Sucre tiene alcalde, es Jaime Barrón, les guste o no les guste”, dijo la concejal Susy Barrón a Radio Loyola.

Barrón debe hacer frente a una imputación formal contra Barrón, además de la ex prefecta Savina Cuéllar, la ex alcaldesa Aydeé Nava, el ex líder cívico Jhon Cava y el ex concejal Fidel Herrera, por los delitos de sedición, instigación pública a delinquir, asociación delictuosa, desórdenes o perturbaciones públicas, fabricación y comercio de sustancias explosivas, lesiones graves y leves, privación de libertad, amenazas, vejaciones y torturas.