Stuttgart.- Estados Unidos descubrió en Agfanistán enormes depósitos de recursos naturales valorados en 1.000.000 de millones de dólares y que ahora hacen repensar la estrategia militar en la zona y que pueden cambiar la economía agfana.

Según el diario estadounidense The New York Times, los depósitos de litio, incluidas enormes cantidades de cobre, cobalto y oro, antes desconocidos, son tan importantes que ahora los funcionarios estadounidenses creen que Agfanistán podría convertirse en uno de los centros mineros más importantes del mundo.

Sobre el litio, el New York Times cita a un memorando interno del Pentágono según el cual Agfanistan podría convertirse la “Arabia Saudita del litio”, materia prima clave en la industria de baterías para computadoras, teléfonos celulares y automóviles.

Los depósitos minerales se encuentran dispersos en todo el país, incluso en las regiones fornterizas con Pakistán donse han tenido lugar algunos de los combates más intensos en la guerra encabezada por Estados Unidos contra la insurgencia talibán.

Los geólogos estadounidenses han estado estudiando el potencial para la minería al menos desde 2004. Según el diario estadounidense, este mes los geólogos que trabajan con el equipo del Pentágono han estado llevando a cabo estudios en los lagos de sal seca en el oeste de Afganistán, donde creen que hay grandes yacimientos de litio.

Funcionarios del Pentágono dijeron que el primer análisis en un solo lugar en la provincia de Ghazni mostró el potencial de los depósitos de litio del tamaño de los de Bolivia.

Por su parte, el gobierno boliviano desestimó que el hallazgo de las fabulosas reservas de litio en Afganistán afecten los planes locales para la explotación de sus yacimientos en el Salar de Uyuni de Potosí, reportó la agencia DPA.

“Afganistán es un país que está prácticamente en guerra (…) no sé si será fácil resolver el tema ese”, afirmó el vocero del gobierno Iván Canelas, quien acotó que el nuevo yacimiento afgano “de ninguna manera afectaría” los planes bolivianos para la industrialización de sus reservas del mineral.

El gobierno boliviano estima que en el Salar de Uyuni de 10.000 km2 hay unas 100 millones de toneladas de litio, y busca un socio extranjero para su industrialización. A la fecha, están interesados en el negocio el consorcio francés Bolloré-Eramet, la japonesa Sumitomo y las coreanas Kores y Hyundai.