(Agencias).- El consumo mundial de energía en 2009 cayó un 1,1 por ciento por primera vez en casi tres décadas, debido al impacto de la crisis global, informó la petrolera británica British Petroleum (BP). Sin embargo, este paréntesis será breve y una vez que la economía se recupere, la demanda mundial de energía volverá a crecer, estimó la AIE.

La BP indicó que el uso y la producción de petróleo bajaron 1,7 y 2,1 por ciento respectivamente, a diferencia de la demanda de carbón impulsada por las importaciones chinas. En los países industrializados, la disminución fue de cinco por ciento, mientras que las naciones emergentes, como China, registraron un fuerte crecimiento.

La violenta contracción de la economía y de la producción industrial en 2009 explican la reducción del consumo mundial de energía con respecto al año anterior por primera vez desde 1981. Sin embargo, este paréntesis será breve, advirtió la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Una vez que la economía empiece a recuperarse, la demanda mundial de energía volverá a crecer y está previsto que de aquí a 2030 aumente un 40%, estimó la AIE.

La demanda mundial de petróleo debería aumentar 1% anual en los próximos años, pasando de 85 millones de barriles por día (mbd) en 2008 a 105 mbd en 2030. En ese momento, el precio del barril podría situarse en 115 dólares contra los 80 dólares de la actualidad.

La BP, responsable del derrame de crudo en el Golfo de México, pronosticó que las reservas mundiales de crudo conocidas alcanzarán 46 años, las de gas 63 y las de carbón 119.

La AIE informó que las inversiones en exploración y producción de petróleo y gas aumentarán entre nueve y 10 por ciento en 2010. Sin embargo, el dinero invertido en proyectos de exploración y desarrollo será 10 por ciento menor que el máximo de inversión registrado en 2008.

Lo más preocupante es que las inversiones y el consumo se orientarán principalmente hacia las energías fósiles (petróleo, gas, carbón), responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por esa razón, la temperatura global podría aumentar en 6 grados Celsius en los próximos 20 años, provocando “daños irreparables” al medio ambiente, señala un informe de la AIE.

El organismo pidió a los Estados que inviertan de forma masiva en la “revolución” energética para evitar daños irreparables al medio ambiente. “La recesión mundial (…) nos ha dado la oportunidad sin precedentes de concentrar las inversiones en las tecnologías que emiten poco CO2”, afirmó la agencia que representa los intereses de los países desarrollados.

La AIE considera “posible” contener el cambio climático y limitar el calentamiento global a +2ºC, si se pone en marcha una “revolución energética” acompañada por un verdadero plan de reactivación de 10,5 billones de dólares hasta 2030, es decir más del doble del dinero movilizado para sacar a la economía mundial de la recesión.

Ese dinero debería aumentar el porcentaje de energías “limpias” (renovables, nuclear, etc.), la mayor parte (4,7 billones) concentrada en el sector transporte. El resto del dinero se invertiría centrales eléctricas (1,7 billones) o biocarburantes (400 mil millones), según la AIE.

En un escenario “verde”, la AIE cree posible aumentar la producción mundial de electricidad del 32% en 2007 al 60% en 2030. Los vehículos eléctricos o híbridos podrían representar el 60% de los automóviles vendidos en 2030 contra el 1% actual.

“La mayor responsabilidad la tienen los Estados que son los primeros emisores de CO2 por habitante en el planeta”, afirmó el economista jefe de la AIE Fatih Birol.

Con información de Prensa Latina.