Las últimas experiencias del capitalismo, economía social de mercado y socialismo comunitario ¿demostraron que éste funciona mejor para los banqueros?

La crisis del sub prime en los Estados Unidos surgió del demasiado crédito a intereses bajos para vivienda a no sujetos de crédito. La banca de inversión estadounidense batió record de ganancia y como la europea quería parte del pastel, les vendieron sus correspondientes valores ganando doble con su transferencia. Pero como los cuantiosos nuevos dueños de vivienda comenzaron a incumplir y sus precios a caer hasta no reflejar el valor de sus garantías, sus tenedores terminaron quebrando conjuntamente con varios bancos.

Luego vino Grecia que importaba de Alemania financiada por la banca de éste país, en proporción siempre mayor a sus ingresos, maquillando su presupuesto y contribuyendo a que los germanos mantengan su segundo lugar de exportadores en el mundo. El gobierno socialista griego heredero del enredo de su antecesor derechista, no hizo nada para evitarse conflictos sociales y la banca alemana también se hizo la ciega. Tenemos ahora una tragedia griega que incluye a la economía alemana, así como a otros países de la Unión Europea.

En Bolivia la banca sobreviviente después de la quebrada y liquidada que daba créditos vinculados, costando al país USD 1.000 millones debido a una pésimo trabajo de la Gerencia de Fiscalización del Banco Central de Bolivia (desde 1970) y luego de la Superintendencia de Bancos y Entidades Financieras (desde 1985), adoptó Basilea I a partir de 1999. Funcionó bajo el principio de otorgar créditos contra garantía hipotecaria 2 a 1, sólo a los que disponían de flujos ex ante, además de los flujos ex post que la inversión del crédito debía generar reduciendo los riesgos a cero. El crédito se volvió un lujo.

Bancos de inversión A+ en los Estados Unidos quebraron y los banqueros alemanes van de caída, debiendo ser subvencionadas por su Estado, mientras la banca boliviana gana como nunca, especialmente el 2008, cuando prefirió dedicarse a invertir en OMAS´s del BCB obligado a emitirlas, en su guerra contra una inflación surgida por una demanda en crecimiento, paralelo a la masa monetaria debido a un incremento de las Reservas Internacionales de USD 1.700 millones a más de 7.000 en apenas dos años, porque la oposición política que controlaba precios agrícolas actuó en contra del gobierno actual aumentando la inflación.

Al final, el gobierno capitalista estadounidense obligó a sus banqueros perdedores a que ¨muerdan la bala¨, la economía social de mercado alemana debe salvarlos y por ende a la UE, para evitar lo peor y el gobierno socialista comunitario de Bolivia, cada vez más fuerte políticamente y que subvenciona mucha de su producción, así como a los mypes y pymes, hizo ganar a los accionistas de los bancos hasta convertirlos en un poder financiero inusitado.