Ante el nuevo panorama que brinda el mercado del gas natural licuado (GNL) en el mundo, el Gobierno venezolano se ha dado cuenta de que lo que era inviable por ductos (Gasoducto del Sur) ahora es viable por barcos y ha decidido iniciar una carrera sin precedentes en el afán de ¨ponerse al día¨ con un tema que siempre ha dejado relegado a un segundo plano ante las ventajas y beneficios que representaban los proyectos netamente petroleros. Venezuela tiene las mayores reservas de gas natural en la región y su Gobierno está convencido de que este es el momento de aprovechar esa su condición. ¿Cómo?… Apostando al GNL.

El hecho de que Venezuela se convierta, en el corto plazo, en una potencia productora y exportadora de gas, podría comprometer a la economía boliviana debido a la alta dependencia que esta tiene de los ingresos generados por las exportaciones de gas natural a los mercados de Brasil y Argentina.Hago esa afirmación en el entendido de que cuando Venezuela exporte GNL, este llegará a Brasil y Argentina, incluso Uruguay podrá recibir el gas venezolano en estado líquido, dejando al gas natural boliviano en una posición bastante incómoda, compitiendo con la rigidez de sus gasoductos contra la flexibilidad de los despachos por barco.Los convenios, los acuerdos y las inversiones necesarias para que Venezuela pueda cumplir tal propósito (ponerse al día en materia gasífera) están en una etapa mucho más avanzada de lo que la mayoría imagina.Para demostrarlo basta con tomar como ejemplo lo ocurrido el pasado mes de abril, un mes muy bien aprovechado por Hugo Chávez para sostener una serie de reuniones de trabajo con diferentes mandatarios de la región.En una clara muestra de dinamismo y urgencia, en un lapso de 3 semanas el primer mandatario venezolano se reunió con cuatro presidentes: Mujica de Uruguay, Kirchner de Argentina, Da Silva de Brasil y Morales de Bolivia.En ese mismo lapso de tiempo (3 semanas) de manera paralela a las reuniones presidenciales y casi subliminalmente, Venezuela realizó importantísimos anuncios con relación a sus reservas de gas natural (principalmente gas no asociado al petróleo en sus yacimientos costa afuera).La declaración de comercialidad del Bloque 2 de la Plataforma Deltana con 6,96 TCF (trillones de pies cúbicos por sus siglas en inglés) de gas no asociado (VER DOCUMENTO) y el anuncio de Repsol incrementando hasta 12 TCF, es decir 30% más de lo previsto inicialmente, sus estimaciones para el Megacampo Perla (VER DOCUMENTO), afirmando que ahí existe gas en cantidades suficientes para satisfacer la demanda española durante 7 años, fueron dos hechos que matizaron de entusiasmo las reuniones presidenciales cuyos resultados relativos al comercio de gas por barco quiero detallar cronológicamente a continuación.CON URUGUAY EL 7 DE ABRIL DE 2010: “Uruguay tendrá en Venezuela todo el petróleo que necesite por un siglo. Y si no llegan a encontrar petróleo o gas en su tierra, sepan que aquí en Venezuela está el petróleo y el gas uruguayo”, esas fueron las palabras de Hugo Chávez dirigiéndose al Presidente de Uruguay José Mujica a tiempo de rubricar en Caracas un nuevo Convenio de Cooperación entre ambas naciones en el marco del Acuerdo Energético firmado el 2005 que permite a los uruguayos acceder al petróleo venezolano en cuotas según el siguiente detalle: 75% al contado y el saldo de 25% a 15 años con un interés anual del 2% y dos años de gracia.Además del Convenio Energético se firmaron 7 acuerdos que abarcan desde el envío de pollos congelados de Uruguay a Venezuela hasta la instalación de refinerías que permitan procesar en Uruguay el crudo pesado que se extrae en Venezuela.Por su parte, Uruguay no está dejando nada al azar en lo que al abastecimiento de gas natural se refiere. En ese sentido, durante este mes (junio) Kirchner y Mujica firmarán el protocolo para la construcción de un terminal que le permita a Uruguay importar, regasificar y reexportar el gas natural que reciba en estado líquido. Ese proyecto de regasificación vió la luz el 5 de julio de 2007 con la firma del Convenio de Cooperación en Materia Energética entre Argentina y Uruguay. Con una inversión que bordea los 1.000 millones de dólares, las petroleras estatales ENARSA de Argentina, ANCAP de Uruguay y la también estatal uruguaya Usinas y Transmisiones Eléctricas (UTE) pondrán a punto un terminal capaz de regasificar inicialmente 10 millones de metros cúbicos por día (MMCD) con la posibilidad de incrementar los volúmenes regasificados según la demanda incluso hasta 20 MMCD.Dichos volúmenes pretenden satisfacer completamente la demanda de gas en Uruguay a corto, mediano y largo plazo, pero también reforzarán con contundencia la demanda del mercado argentino, principalmente en la región de Buenos Aires, siendo este el motivo por el cual ENARSA participa con el 50% de la sociedad, lo que le permitirá disponer en igual porcentaje del gas que se importe y regasifique en Uruguay.La Comisión Binacional creada para supervisar el proyecto de regasificación en Uruguay ya ha contratado el asesoramiento técnico (Foster Wheeler Iberia) y legal (King&Spalding). La Comisión también ha asegurado, el pasado mes de abril, que tendrán concluido el pliego para licitar la obra a finales de 2010 y asi adjudicarla el 2011 para tenerla operando a plenitud el 2013. Cuando Venezuela exporte GNL, podrá exportarlo a Uruguay, de ahí también llegará a Argentina. Con este terminal de regasificación en puerta, no creo necesario que la CAF invierta recursos y tiempo analizando la factibilidad del Gasoducto URUPABOL. Lo más factible es que el gran Gasoducto URUPABOL se llame simplemente Gasoducto URUPA (por obvias razones) y que Paraguay acabe recibiendo gas venezolano regasificado en Uruguay.CON ARGENTINA EL 20 DE ABRIL DE 2010: De los 25 nuevos acuerdos comerciales y de cooperación firmados entre Venezuela y la República de Argentina en Caracas el pasado 20 de abril, vamos a destacar, para los fines de este artículo, el Acta de Compromiso y Seguimiento para analizar el grado de avance en la ejecución del proyecto del terminal de regasificación de gas natural licuado (GNL) que ENARSA y PDVSA emprendieron en agosto de 2007 (VER DOCUMENTO).A la fecha el proyecto ha culminado su Fase I (VER DOCUMENTO), misma que comprendía el desarrollo de la Ingeniería Conceptual Extendida. Pocos días antes de que Venezuela y Argentina firmen los 25 acuerdos en Caracas, el Ministerio de Defensa de la República Argentina emitió la Resolución número 379/2010 (VER DOCUMENTO), otorgando a ENARSA la concesión de uso onerosa de los terrenos para el terminal de regasificación de GNL en el municipio Coronel de Marina Leonardo Rosales, de la Provincia de Buenos Aires.En resumen ya se tiene el estudio de Ingeniería Conceptual Avanzada y los terrenos, ahora ambos países realizarán el proceso correspondiente para licitar la construcción del terminal de regasificación de GNL que se estima tendrá una capacidad inicial para regasificar 10 MMCD pudiendo incrementarse hasta 20 MMCD.Cuando Venezuela exporte GNL Argentina lo podrá recibir en este nuevo terminal, lo podrá recibir también en el terminal de regasificación flotante que actualmente tiene operando en Bahía Blanca o en el terminal que planea construir y tener operando en Escobar desde el 2011.CON BRASIL EL 28 DE ABRIL DE 2010: 22 acuerdos en materia energética, financiera, alimentaria, vivienda, educación, turismo, tecnología, cultura, agricultura e infraestructura consolidaron en Brasilia, el pasado 28 de abril, la alianza entre Lula y Chávez.De esos 22 acuerdos conviene destacar la firma de la Primera Adenda al Acuerdo de Principios para el contrato de compra y venta de GNL del tren 1 del Proyecto Delta Caribe GNL en Venezuela firmado por ambos países el 2008 y la firma de la Primera Adenda al Acuerdo de Principios para el contrato de compra y venta de GNL del tren 2 del proyecto Delta Caribe GNL en Venezuela firmado también el 2008.El objeto de ambas adendas es el de regular la compra y venta de GNL por parte de Petrobras procedente de los trenes 1 y 2 del proyecto Delta Caribe GNL en Venezuela.Cuando Venezuela exporte GNL Brasil contará con otra fuente adicional para garantizar su abastecimiento interno de gas natural y si Venezuela logra exportar GNL antes del 2019, este será un factor de peso en las condiciones que se establezcan en caso de que Brasil y Bolivia decidan renovar el contrato GSA.CON BOLIVIA EL 29 DE ABRIL DE 2010: 15 acuerdos fueron firmados por las autoridades de Bolivia y Venezuela, estos abarcan la industrialización del gas, el hierro del Mutún, agricultura, turismo, alimentación e industria básica, se lograron conformar 5 Empresas Grannacionales. En materia energética ambos países firmaron el Acta de Compromiso para crear una Empresa Grannacional en el área de la industrialización del gas natural y se firmó también el Acta de Compromiso para la creación de otra Empresa Grannacional para la exploración, explotación, transporte y almacenamiento de petróleo y gas en territorio boliviano.Usted habrá notado que en cada reunión, a excepción de la mantenida con el Presidente Morales (por obvias razones), Venezuela ha dejado abiertamente establecida su intención de consolidar la compra y venta de GNL con quienes a futuro serán clientes en común con Bolivia.Venezuela tiene todo el derecho de vender su gas al país que quiera comprarlo, Bolivia tiene la obligación mantenerse competitiva frente a las alternativa que puedan surgir a futuro, hay mucho en juego. ¿Estamos listos?*Consultor en temas energéticos y editor de HidrocarburosBolivia.com