Los tres gobernadores opositores se negaron a ser posesionados por el presidente Evo Morales y a pesar que acudieron al acto de posesión en Sucre, no cumplieron con las formalidades. Técnicamente no están posesionados y sus actos serán considerados como nulos de pleno derecho.

Los tres gobernadores opositores, Rubén Costas de Santa Cruz, Mario Cossío de Tarija y Ernesto Suárez, se quedaron con los brazos abajo, porque consideraban que ya fueron posesionados en ceremonias simbólicas realizadas en sus departamentos.

Ahora los problemas pueden empezar para ellos, porque técnicamente no esetán posesionados.

La ley Transitoria de Autonomías señala que los “El 30 de mayo de 2010 el Presidente del Estado Plurinacional tomará el juramento de posesión a las Gobernadoras y Gobernadores, en acto especial a programarse para el efecto”.

“Al no cumplir esa formalidad por supuesto no estarían habilitados para ejercer el cargo y si toman cualquier decisión estaría viciada de nulidad”, dijo el ministro de Defensa, Rubén Saavedra.

“Fuimos testigos en el acto de posesión que se realizó el domingo en la Casa de la Libertad de Sucre, que tres de los nueve gobernadores no prestaron ese juramento, que es un rito establecido en la Ley”, agregó.

Los tres gobernadores tienen su estabilidad cuestionada porque sobre dos de ellos —Costas y Cossío— pesan imputaciones penales por casos de corrupción y malversación de fondos públicos, hechos que según el artículo 8 de la nueva ley es causal para ser suspendidos del cargo. Sobre el tercero, Suárez, fiscales investigan su participación en casos de malversación.

En Estados Unidos, un formalismo obligó al actual presidente Barack Obama a repetir su juramento como presidente.