El candidato a la Presidencia de Brasil por el Partido de la Social Democracia (PSDB), José Serra, acusó al gobierno boliviano de ser complice del narcotráfico. Las declaraciones fueron rechazadas por la cancillería boliviana y las califica como electoralistas.

“De un 80% a 90% de la cocaína viene de Bolivia, donde dicen que hay un Gobierno amigo”, declaró Serra en una entrevista con Radio Globo, y agregó que “es imposible” que desde Bolivia lleguen esas cantidades “sin que el Gobierno [boliviano] sea cómplice”.

Las afirmaciones fueron hechas un día antes de la visita del presidente Evo Morales, hasta hace unos años dirigente de los productores de coca, a Brasil.

En La Paz un comunicado de la cancillería “rechaza enfáticamente las declaraciones realizadas (por Serra), atribuibles probablemente a intencionalidades político – electorales de absoluta incumbencia de su candidatura”.

Mientras eEl viceministro boliviano antidrogas, Felipe Cáceres dijo que tal “exabrupto no ameritaba ninguna respuesta”. “No hay que prestarle mucha importancia”, añadió, al tacharla de “declaración política”.

Bolivia es el tercer país productor de coca y cocaína después de Colombia y Perú. El 40% de la cocaína en Bolivia proviene de Perú con destino al mercado brasileño.