(ABI).- El gobernador electo del departamento de Chuquisaca, el indígena quechua Esteban Urquizu, denunció maniobras judiciales de los principales acusados del ultraje a campesinos de esa región el 24 de mayo de 2008 con la intención de que el proceso vuelva “a fojas cero”.

“Reprochamos por la retardación de justicia, especialmente en el Ministerio Público porque no dinamiza las investigaciones de los hechos del 24 de mayo de 2008 en Sucre y denunciamos que debido a esto existe la intencionalidad de las personas responsables de esa vergüenza, de exigir que el caso vuelva a fojas cero”, denunció.

Reveló que, por esa situación, la Federación de Campesinos Originarios de Chuquisaca declaró estado de emergencia y movilización permanente.

“Ya son dos años y hasta el momento no hay resultados, no hay sanciones para los responsables de los ultrajes y abusos del 24 de mayo de 2008 en Sucre, sólo hay acusaciones contra 18 personas”, remarcó.

Recordó que el Ministerio Público “no exige, no dinamizan la investigación” y, por tanto, no hay nada concreto en contra de las personas que encabezaron ese movimiento contra del presidente Evo Morales y que terminó con los abusos y ultrajes a humildes campesinos.

“El pueblo de Sucre es testigo de quiénes son los responsables de esos abusos, ultrajes contra nuestros hermanos campesinos, entre ellos estaban la alcaldesa Aidée Nava, el rector de la Universidad, Jaime Barrón, el presidente del Comité Cívico, John Cava y varios parlamentarios”, argumentó.

“Por instigación de esas autoridades y otros dirigentes hicieron arrodillar semidesnudos a nuestro compañeros, querían amedrentarnos, pero eso nos ha unido más a los pueblos originarios campesinos y por eso los hemos derrotado consecutivamente en las últimas elecciones en Chuquisaca”, agregó.

Aunque Urquizu aclaró que no todo el pueblo de Sucre es responsable de esa vergüenza, “sino un grupo que se puso al servicio de la oligarquía cruceña que se dejaron manipular con el tema de la capitalidad”.