El presidente Evo Morales planteó hoy posponer la Cumbre de Cancún sobre el cambio climático convocada por la Organización de Naciones Unidas (NNUU) para fines de 2010, en Cancún, México, porque cree que sin acuerdos previos, los resultados serán los mismos que en la fracasada cumbre climática realizada en Copenhaguen, Dinamarca.

“Por qué no suspender la Cumbre de Cancún mientras se desarrolla más diálogo con los movimientos sociales”, dijo Morales a su llegada de un viaje a Europa donde entregó los resultados de la Cumbre de los pueblos realizada en abril en Cochabamba, Bolivia.

“Cancún va a ser otro Copenhague”, dijo el mandatario y de ocurrir tal caso las ONU perdería legitimidad,.

“Los pueblos van a perder esperanza hacia sus Estados. Naciones Unidas perderá autoridad frente al mundo, porque en todo el mundo ahora se debate el cambio climático”, afirmó.

“Seamos responsables, (…) que Cancún dé una esperanza”, dijo.

El mandatario propugnó una alianza América Latina-Europa “para persuadir, convencer, con argumentos, a los países desarrollados como Estados Unidos que es el único país que no ha ratificado el Protocolo de Kioto””.

Según el mandatario, dijo que es imperioso un consenso para la reducción de la emisión de gases que provocan el efecto invernadero y limitar el calentamiento global a un máximo de un grado centígrado.

Morales insistió en la necesidad de realizar un referendo mundial sobre soluciones para la crisis climática y la creación de un tribunal internacional para castigar delitos contra el medio ambiente.