(ABI).- El informe oral presentado por el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, el martes en la Cámara Alta, respecto a los conflictos registrados en la población de Caranavi, en el oeste boliviano, por la instalación de una procesadora de cítricos y que saldaron con 2 muertos y varios heridos, dejó satisfecha a la mayoría de los miembros de esta instancia legislativa.

“La votación por mayoría y por suficiencia con el informe oral, ha satisfecho a la mayoría de los senadores y senadoras participantes de esta sesión a la que fue convocado el Ministro de Gobierno Sacha Llorenti”, declaró el presidente interino del Senado, René Martínez, del oficialista Movimiento Al Socialismo.

El propósito de los senadores era conocer a detalle los antecedentes y los hechos ocurridos en el desbloqueo, por parte de la Policía, de la vía entre Caranavi y la ciudad de La Paz, tomada durante 12 días por comunarios de esa población y la vecina tropical de Alto Beni, malenquistados por el lugar de instalación de la planta de cítricos.

El Ministro de Gobierno presentó una relación cronológica de los hechos que se produjeron y además detalló una relación de las convocatorias al diálogo y la concertación a los dirigentes de la zona.

“Lo que llama la atención, es que esas convocatorias oficiales se quedaron en determinada dirigencia y no llegaron a la bases”, sostuvo.

“Si se abrían puertas al diálogo, si se atendía y se participaba oportunamente en las convocatorias, seguramente estos hechos no hubieran derivado en la lamentable pérdida de vidas humanas”, agregó. Llorenti enfatizó que la fuerza pública no empleó y menos llevó armas letales a Caranavi.

La senadora opositora Centa Rek hizo comparaciones del conflicto de Caranavi, con la represión desencadenada por el gobierno del ultraliberal Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003), por acción de su ministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín en la insurrección popular de octubre de 2003.

“Las referencias que hizo (Rek) tuvieron una intencionada justificación comparativa que nada tiene que ver con la realidad; vivimos dos tiempos históricos muy diferentes de aquellas jornadas de gran conflicto que hemos soportado en el gobierno de Sánchez de Lozada; son totalmente distintos con este conflicto (de Caranavi), tienen una abismal diferencia”, recalcó Llorenti.

La aprobación del informe de Llotenti, destacó Martínez, tiene lugar pese a que la investigación de los disturbios de Caranavi no ha concluido aún.

“De acuerdo a lo que dice el Ministro de Gobierno hay elementos que van a permitir profundizar la investigación de estos hechos y llegar a las conclusiones que busca el Legislativo y el Ejecutivo para dar con los responsables”.

Tras su informe, Llorenti insistió en que “nosotros ratificamos nuestra posición en términos de que hay un investigación, completa concluyente, hasta dar con los responsables y que éstos sean debidamente sancionados penalmente porque hay pérdida de vidas humanas”.