Autoridades nacionales y distritales del Consejo de la Judicatura expresaron su decisión de seguir con la designación, por las vías legales, de los vocales en las Cortes Superiores de Justicia del país, incluídos los 22 cargos que quedaron acéfalos por que sus titulares fueron suspendidos por no haber cumplido los requisitos para su designación.

La información fue dada a conocer por el Consejo de la Judicatura después de que la Asociación de Magistrados de Bolivia (Amabol) rechazara la cesación, por parte el Consejo de la Judicatura, de 22 vocales, allanando sus despachos. Los magistrados se habían declarado en emergencia.

Al término de un Taller de Coordinación Institucional, realizado en Sucre, durante dos jornadas, los nueve Representantes Distritales y otras autoridades del Consejo de la Judicatura, expresaron su repudio a las declaraciones de algunos de los ex vocales, particularmente de los directivos de AMABOL.

El presidente de la Amabol, José Armando Urioste, había declarado que el Consejo de la Judicatura actuó en contra de la institucionalidad del Poder Judicial, atropellando los derechos fundamentales de los vocales cesados, generando una violencia innecesaria en un proceso que debería ser pacífico hacia la transición de los nuevos entes del Órgano Judicial.

Según el Consejo de la Judicatura, la cesación de Vocales, ha sido determinada dentro del marco legal, y que la su permanencia de los vocales fue irregular y permitida sólo por por la limitación institucional del Consejo de la Judicatura de no contar con un Plenario completo para emitir resoluciones.

El Consejo de la Judicatura quedó acéfalo por la renuncia de sus miembros, pero un decreto del presidente Evo Morales, amparado en una ley Transitoria para el poder Judicial, le devolvió quórum necesario.

Una declaración emitida por los nueve Representantes Distritales del Consejo de la Judicatura recuerda que el mandato de las acutales autoridades se extingue en diciembre de 2010.