Cada año en el mundo mueren centenares de miles de mujeres y tres millones de recién nacidos no sobreviven tras su primera semana de vida, debido a la falta de acceso a servicios de salud materna y atención del embarazo, parto y posparto. Por cada mujer muerta, hay otras 20 que padecen enfermedades graves o crónicas, o discapacidad como la fístula obstétrica. En Bolivia mueren al año más de 600 mujeres como consecuencia de complicaciones durante el embarazo, parto y post parto.

Las mujeres en el área rural tienen cuatro veces más probabilidades de morir que las que viven en las ciudades. Siete de cada 10 muertes de mujeres bolivianas podrían ser evitadas con atención calificada en el momento de su parto e inmediatamente después.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y la Confederación Internacional de Matronas (ICM) señalan que cuando las matronas (obstetrices) están en condiciones de poner en práctica sus aptitudes y desempeñar todas sus funciones durante el embarazo, el parto y el postparto, pueden prevenir un 90% de las muertes maternas. Las matronas desempeñan un papel de importancia crítica en la provisión de planificación familiar, asesoramiento y prevención de la transmisión del VIH de la madre al hijo.

Tres universidades públicas bolivianas, Siglo XX en Potosí, San Francisco Xavier en Chuquisaca y Juan Misael Saracho en Tarija, forman enfermeras/os obstetrices, bajo el enfoque de una de las estrategias probadas para la reducción de la muerte materna, como es la atención calificada del parto, las cuales contribuirán a la reducción de la mortalidad materna e infantil en el país, especialmente en el área rural, donde la situación es más crítica.

En el Día Internacional de la Matrona, la directora Ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas Thoraya Ahmed Obaid, y la secretaria General de la Confederación Internacional de Matronas Agneta S. Bridges manifestaron en un comunicado conjunto que el mundo necesita hoy matronas más que nunca, para proteger las vidas de las mujeres y los niños, y confirmaron su compromiso de colaborar para mejorar el nivel de capacitación, reglamentación, estatuto profesional y condiciones de trabajo de las matronas.