El líder venezolano Hugo Chávez, recientemente comenzó a participar en Twitter y las Redes Sociales. Incluso se animó a invitar a Evo Morales y a Fidel Castro en la participación de esta guerrilla comunicacional haciendo uso de los medios tecnológicos.

El número de internautas que se suscribieron al twitter @chavezcandanga (Hugo Chávez) es impresionante, pues en 5 días alcanzó más de 175 mil adeptos. Se calcula que en un mes alcanzará el millón de seguidores. Cifra envidiable pero al parecer puede ser peligroso para el mismo proceso revolucionario que el Comandante Chávez lidera, pues los internautas que se adhieren a @chavezcandanga automáticamente se hacen pasibles a ser ubicados por el Imperio USAseño.

Cuando algún guerrillero comunicacional usa el twitter, el facebook o cualquier otro medio telemático, desde el momento en que se suscribe al servicio está tecnológicamente dando su posición geográfica, mostrando su trinchera, tal como si por la noche disparara una bala trazadora. Ese efecto similar a bala trazadora lo logra el número IP y otras huellas tecnológicas. El número IP, y otros datos que toda computadora emite cuando se comunica con las Redes Sociales, son almacenadas por la Red Social cibernética; gracias a estos datos, los servicios de inteligencia son capaces de ubicar y hacer seguimientos a la persona que los emitió.

Cuando se publica en twitter u otra Red Social, los sabuesos tecnológicos son capaces de seguir la traza del número IP hasta posiblemente detectar la localización geográfica del guerrillero comunicacional. Pero eso no es todo, también son capaces de monitorear el tráfico de red, los emails y, prácticamente todo lo que genera la máquina que “disparó la bala trazadora”.

En la guerra a veces es necesario sacrificar un soldado, una patrulla… pero nunca todos los combatientes. En el caso de que todos los adeptos a Chávez, a Evo, a Fidel, se registren en las redes sociales, eso es equivalente a que todos esos adeptos sean ubicables y monitoreables, es equivalente a dotar a los soldados para su defensa de únicamente balas trazadoras, de modo que cada vez que disparen, sean ubicadas sus trincheras.

No entiendo cómo es posible que el comandante Hugo Chávez no haya pensado: “Debemos proteger el número IP de nuestros combatientes, debemos borrar el rastro de nuestros guerrilleros comunicacionales”.

Tengo la impresión que sus asesores tecnológicos lo han metido en un trampa. Me parece imprescindible denunciar este hecho, para que los guerrilleros comunicacionales se protejan a sí mismos, mientras algún organismo les ofrezca el servicio de NO DEJAR TRAZA.

El no dejar traza es imposible tecnológicamente, pero hay multitud de artilugios para dejar traza falsa, y para que la traza se detenga en algún punto predeterminado. Considero se debe conformar la institución que haciendo uso de tecnología, detenga la traza y enmascare los datos de los guerrilleros comunicacionales. Mientras tanto a los guerrilleros comunicacionales les dejo algunos pequeños consejos para proteger un poco su trinchera: Desde un ciber café lejos de su lugar habitual, inscríbanse en un servicio de email que no pida muchos datos, luego usando ese email, inscríbanse en las Redes Sociales. Proporcionen datos personales falsos y ni se les ocurra enviar su foto. Luego de inscritos, participen de la Red Social desde un ciber café.

Antes de finalizar, es conveniente recordar que las leyes de USA y Europa, obligan a los proveedores de servicios telemáticos, guardar durante años la información que genera traza, y ofrecerla a los servicios de investigación, cuando este lo requiera. A tal punto llega este asunto, que los proveedores han tarifado cuanto cobrar por proporcionar esta información. Y para colmo, cuando el usuario acepta el servicio, no lee con detenimiento el contrato, pero generalmente en los contratos, el usuario acepta que los datos generados en el uso del servicio pertenecen al proveedor del servicio, y el proveedor puede hacer con ellos casi lo que se le antoje.

A continuación un trozo de la Política de privacidad del servicio Twitter:

Cualquier información que el usuario proporcione a Twitter está sujeta a nuestra Política de privacidad, que rige la recogida y uso de la información del usuario. El usuario entiende que a través del uso de dichos Servicios consiente la recopilación y uso de de esta información (como se estipula en la Política de Privacidad), incluyendo la transferencia de dicha información a los Estados Unidos y/u otros países para almacenaje, procesamiento o utilización por parte de Twitter. Como parte del proceso de proporcionar estos Servicios al usuario, Twitter podrá facilitar al usuario ciertos comunicados, tales

como anuncios de servicio público o mensajes de la administración. Estos comunicados están considerados como parte de los Servicios de la cuenta del usuario en Twitter y no se podrá configurar para no recibirlos.