Nueva Delhi y La Paz (PL y agencias).- El director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el Sureste Asiático Samlee Plianbangchang admitió que el organismo internacional exageró la alarma por la epidemia de gripe A(H1N1). El lunes 5 de abril comenzó la campaña de vacunación contra la influenza humana en los nueve departamentos de Bolivia.

Sí fue exagerada, aseguró el funcionario en declaraciones ofrecidas a la prensa local, tras asistir a la celebración del Día Mundial de Salud este martes en Nueva Delhi.

De acuerdo con la agencia india IANS, Plianbangchang se rehusó a comentar, no obstante, si los temores por la pandemia fueron sobredimensionados por la OMS para beneficiar a las compañías farmacéuticas.

Las críticas contra la OMS por haber creado una alerta desmesurada por la epidemia arreciaron en las últimas semanas.

La India es uno de los países que ha pedido explicaciones al organismo, y exige una investigación para determinar si se trató de una acción premeditada para beneficiar a las compañías farmacéuticas que han hecho su agosto con la venta de vacunas contra el virus.

A nivel mundial, la gripe A(H1N1) ha provocado alrededor de 16 mil muertos desde que se detectó el primer caso a principios del año pasado.

En la India se contabilizaban hasta ayer 1.465 fallecidos y 30 mil 248 personas infestadas, de acuerdo con el reporte sobre la enfermedad que emite a diario el ministerio de Salud.

Bolivia reporta posible segunda muerte

En La Paz, el Ministerio de Salud informó que una mujer de 22 años falleció en el Hospital de Clínicas de la sede de gobierno, con alta sospecha de portar influenza A (H1N1).

En Bolivia, hasta el 1 de abril se detectaron cinco casos confirmados por laboratorio, cuatro en Santa Cruz y uno en Beni, y 223 personas sospechosas de haber adquirido el mal. El año pasado se reportaron más de 2.500 casos confirmados y 59 fallecimientos.

El responsable del Programa nacional de Influenza René Lenis dijo que todavía se deben realizar otras pruebas para dar por sentado que falleció por esa causa, y la convertiría en la segunda tras otra mujer fallecida hace dos semanas.

La paciente ingresó al Hospital con un cuadro de insuficiencia respiratoria aguda que puede ocurrir por muchas causas, además esa persona venía con un historial de una patología de hace tiempo atrás, explicó.

La ministra de Salud Sonia Polo informó que tras enterarse de la noticia instruyó un estudio epidemiológico y clínico para confirmar o descartar la presencia del virus.

Hay que revisar a los familiares y a la gente que ha estado cerca al caso para hacer un análisis epidemiológico y sintomatológico para cruzar esa información con el examen laboratorial y así dar un resultado fidedigno, afirmó.

La funcionaria también informó que en el Hospital de Clínicas se registró otro caso sospechoso de influenza. Se trata de una mujer a la que se tomó las muestras y se espera el diagnóstico laboratorial para saber si se trata de la gripe A (H1N1).

Comenzó la vacunación

El lunes 5 de abril comenzó la campaña de vacunación contra la influenza humana A H1N1 en los nueve departamentos de Bolivia, priorizando a 12 “grupos vulnerables”, entre ellos las mujeres embarazadas, el personal de salud y pacientes con enfermedades crónicas como diabetes, asma, patologías pulmonares, enfermedades renales, obesidad, cualquier tipo de cáncer, hipertensión y VIH-Sida.

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz lleva adelante una campaña de prevención de la Influenza AH1N1, comúnmente conocida como gripe porcina, mediante la distribución de material impreso.

El director del Sedes de la Prefectura de La Paz Alcides Herrera Tambo dijo que el material se distribuye en unidades educativas, terminales de buses de El Alto y La Paz, Aeropuerto Internacional de El Alto, municipios, Caja Nacional de Salud, hospitales, clínicas y centros con gran afluencia de personas.

El país dispone de 1,3 millones de dosis, 400 mil adquiridas por el gobierno y otras 900 mil donadas por la Organización Panamericana de la Salud.

El gobierno boliviano invertirá unos tres millones de dólares en la compra de vacunas, el 70 por ciento financiado por el Tesoro General de la Nación y el resto de donaciones de la Organización Mundial de la Salud.