Las inundaciones mataron al menos 1.800 cabezas de ganado en el oriente del país, el 0,06% del hato ganadero nacional, y dañaron más de 13.500 hectáreas de cultivos, el 1,4% del área sembrada en el país, informó el viceministro de Desarrollo Rural Víctor Hugo Vásquez.

Las lluvias malograron plantaciones de arroz, yuca, papa, tomate, plátano, cítricos y otros. Sin embargo, estas pérdidas no provocarán desabastecimiento en el mercado interno y mucho menos aumento de precios, aseguró la autoridad.

“Como Ministerio tenemos previsto ingresar con fardos de heno para alimentar al ganado, de esta forma evitar que las pérdidas en el sector ganadero que sean cuantiosas y puedan incidir posteriormente”, anunció Vásquez.

Por otro lado, campesinos del municipio de Palos Blanco, en la provincia Sud Yungas del departamento de La Paz, pidieron ayuda a la oficina de Defensa Civil para salvar sus cultivos atacados por una plaga de gusanos colorados de hasta ocho centímetros de largo, que arrasaron ya unas 300 hectáreas de yuca, papaya y plátano.

El Viceministerio de Defensa Civil registró 113 municipios y 40.547 familias damnificadas por inundaciones, granizadas y sequía hasta el 24 de febrero. Cochabamba es el departamento con el mayor número de familias damnificadas (14.547), seguido por Chuquisaca (9.516) y Beni (6.115 familias). En un segundo nivel de afectación se encuentran los departamentos de Santa Cruz y Oruro, ambos con más de tres mil familias damnificadas.

Tomando en cuenta los datos del Servicio Nacional de Hidrografía Naval (SNHN) y las lluvias pronosticadas por el Senamhi, Defensa Civil sugiere mantener alerta máxima en todas las zonas de influencia de los ríos Ichilo, Ibare, Yacuma, Iténez, Mamoré, Orthon, Madre de Dios y Beni, en ese orden de importancia. La zona más afectada por la crecida de los ríos corresponde al eje Ichilo-Mamoré.

“El aspecto más relevante es que la alerta roja se mantiene en el Ichilo y en el Mamoré (entre Puerto Villarroel y su confluencia con el Ibare), asimismo a partir de la fecha (24 de febrero), el río Yacuma ha ingresado en alerta roja”, destaca el Reporte de la Sala-24 de Defensa Civil.

El Consejo Departamental de Potosí determinó declarar “alerta roja” e iniciar gestiones para la inclusión del departamento en el decreto supremo 417 del 29 de enero, que declara Situación de Emergencia por desastres naturales en Santa Cruz, Chuquisaca, Beni, La Paz y Cochabamba.

Con información de ABI y Enlared.