En Bolivia se han confirmado casi 100 casos de dengue, de los más de mil casos sospechosos registrados. Autoridades sanitarias de Santa Cruz declararon alerta sanitaria por el rebrote del dengue severo (hemorrágico) serotipo 2 que ya mató a dos personas.

A principios de 2009, Bolivia sufrió la peor epidemia de dengue en 20 años, con más de 50 mil casos y 22 fallecidos principalmente en la región oriental del país. En la gestión pasada sólo se registraron casos del serotipo 1 y 3 del virus.

Este año se han contabilizado más de mil casos sospechosos, con mayor incidencia en la zona oriental, y la semana pasada se registró la primera muerte de una menor de dos años por la variante del virus del dengue hemorrágico en el municipio de San Matías.

El Centro Nacional de Enfermedades Tropicales, el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (INLASA) y el laboratorio de la Universidad Mayor de San Simón confirmaron al menos 96 de casos de dengue en Bermejo, Tarija, Guayamerín, La Paz, Pando y Santa Cruz.

En Brasil, Rondonia está en plena epidemia de dengue y se habla de más de 20 mil casos registrados en los últimos meses, con seis muertes sospechosas de dengue hemorrágico. Los hospitales de Cacoal, Jarú, Guajará Mirim y Porto Velho están llenos.

Muchos piensan que la epidemia en Brasil se debe en parte a la deforestación y a la construcción de dos grandes hidroeléctricas en el río Madeira. Millares de trabajadores han llegado a Porto Velho en busca de empleo y han sido presa fácil de los mosquitos de la región. El aumento de la malaria y del dengue indica que podrían repetirse las epidemias de inicios del siglo XX, cuando se construía el ferrocarril Madeira Mamoré, de Porto Velho a Guajará Mirim.

En Centroamérica, El Salvador reporta este año un aumento de 10 por ciento de los casos de dengue, en comparación con igual periodo de 2009, informó el Ministerio de Salud. En lo que va de 2010 se han registrado 1.751 enfermos, y de ellos 429 contagios ocurrieron la semana pasada.

El viceministro de Políticas Sectoriales Eduardo Espinoza afirmó que según el corredor endémico, con el actual brote la nación centroamericana ronda la zona de epidemia. “Nos encontramos por encima del corredor endémico. Este se elabora sobre la base de todos los reportes hechos previamente, y se decreta la alerta amarilla cuando la cifra sobrepasa los casos esperados y la roja (epidemia) cuando está fuera de todos los límites”, explicó.

En El Salvador circulan todas las cepas de dengue, mal que se extendió por el continente americano en 1981. En su guerra biológica contra Cuba, el gobierno de Estados Unidos introdujo el vector en esa isla caribeña.

En Washington, la revista Proceedings of the National Academy of Science (PNAS) anunció que una nueva variedad de mosquitos anopheles desprovistos de alas podría ayudar a frenar el dengue, enfermedad que ocasiona más de 50 millones de muertes en el mundo cada año.

Investigadores de las Universidades de Oxford y California modificaron genéticamente a esos insectos que al aparearlos con hembras salvajes tuvieron una descendencia incapaz de volar. La creación de mosquitos transgénicos tiene el propósito de reducir la incidencia de la enfermedad y de la utilización de insecticidas para mantener alejados a los agentes transmisores del paludismo.

Aunque hasta el momento, los experimentos se han realizado en laboratorio es posible que los mosquitos alterados genéticamente puedan ser puestos en libertad el 2011. Una vez libres, los animales desaparecerían en un período de entre seis y nueve meses, escribieron los científicos en la revista.

Con datos de Prensa Latina.