Tricentenario de Apu Inka

2010, año de aniversarios

Isaac Bigio

enero 1, 2010Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Iberoamérica tiene que mucho que celebrar con este año que se inicia, paradójicamente, con el traspaso de la presidencia europea a España. En el 2010 celebraremos el bicentenario de las primeras repúblicas iberoamericanas, el centenario de la única república ibera (Portugal) y 35 años de la fundación de las últimas repúblicas ibéricas (Sao Tome y Príncipe, Cabo Verde, Angola, Mozambique y Timor Este).

Hace dos siglos los dos imperios ultramarinos regidos desde Madrid o Lisboa fueron, por primera y última vez, invadidos. Eso produjo el nacimiento de la resistencia peninsular (y con ello la palabra internacional ‘guerrillas') y que en las Américas diversas ciudades pidiesen ser reconocidas como iguales ante la corona depuesta.

Los levantamientos de los criollos americanos inicialmente no pedían ni repúblicas ni independencias sino más autonomía dentro de la monarquía. No obstante, el proceso desencadenado generó un cambio radical en los siguientes 175 años.

El mundo hispano-portugués pasó de estar regido por dos casas reales a dar paso a una treintena de Estados soberanos en todos los continentes.

Hace dos siglos nació el germen de la actual Iberoamérica: un bloque de países de habla española y portuguesa en las Américas y Europa pero que paulatinamente se va ampliando hacia los países luso-hispanos de África y Asia.

El 2010 es el año del tricentenario del nacimiento de Juan Santos Atahualpa, quien liderara la mayor rebelión amazónica en la época colonial.

Se sabe que él nació en 1710 aunque no se conoce bien la fecha exacta o si es cierto que vino al mundo en Cuzco. Él se reclamaba ser un descendiente de Atahualpa o de otros incas. Fue educado por jesuitas y viajó a o vivió en España, Inglaterra, Francia y Angola. Con el contacto con Europa y África él desarrolló una serie de ideas que combinaban el cristianismo con el mesianismo andino.

A su retorno a su natal Perú se estableció en Chanchamayo (selva central) donde en 1742 inició un levantamiento basado en los nativos asháninca, yanesha y shipibo. Se autoproclamó Apu Inka, postuló el restablecimiento del Incario y la abolición de la esclavitud y de la servidumbre.

Hay versiones que indican que él había pactado con Londres contra Madrid y que la flota del vicealmirante inglés Anson estuvo merodeando con 5 buques la costa del Pacífico esperando en vano que la rebelión se expandiese.

Su insurrección precedió a las de Tupac Amaru, Tupac Katari y Pumacahua, pero, a diferencia de ellos, él no fue descuartizado. El habría muerto a mediados de la siguiente década sin que los españoles le hubiesen derrotado. Varias de las zonas que él liberó solo empezarían a aceptar a las autoridades oficiales luego de la independencia post-1821.

Atrás