Los presidentes Evo Morales y Mahmud Ahmadinejad inauguraron desde La Paz una planta industrializadora de leche en Ivirgarzama; un hospital de segundo nivel en la ciudad de El Alto, y una sucursal de la Compañía Petróleos Irán en Santa Cruz, los primeros resultados concretos del convenio de colaboración suscrito por los gobiernos de Bolivia e Irán en 2007.

Ahmadinejad y Morales firmaron en La Paz un plan de cooperación por 1.100 millones de dólares en septiembre de 2007, un año después ratificaron el convenio en Irán, y este martes ambos mandatarios se reunieron por segunda oportunidad en la sede de gobierno de Bolivia para cosechar los frutos.

Mahmoud Ahmadineyad inició una gira relámpago por América Latina el lunes en Brasil, llegó a Bolivia al promediar las 11.00 de hoy para inaugurar obras con su homólogo Evo Morales, y luego partió hacia Venezuela.

Morales y Ahmadineyad reunidos en Palacio de Gobierno en La Paz, mediante una teleconferencia, inauguraron una procesadora de leche en Ivirgarzama, en el trópico de Cochabamba, la primera de las cinco plantas de la estatal Lácteos Bolivia (Lacteobol) que se construyen con financiamiento de los gobiernos de Irán y Venezuela.

Ambos mandatarios también dieron por inaugurado el hospital de segundo nivel República Islámica de Irán en la ciudad de El Alto, valuado en 1,2 millones de dólares, y otro centro de salud en Cochabamba. Además, abrieron una sucursal de la Empresa Petrolera de Irán en Santa Cruz para desarrollar proyectos conjuntos con YPFB.

Los gobiernos de ampos países suscribieron convenios para la creación de centros de hemodiálisis en El Alto y Cochabamba, un memorándum de cooperación para la industrialización de recursos evaporíticos del Salar de Uyuni, y confirmaron la ejecución de otros proyectos pendientes como la industrialización de cemento con un crédito de 280 millones de dólares, la instalación de una planta petroquímica y de un canal de televisión para el movimiento indígena.

Ahmadinejad destacó las “relaciones permanentes, profundas y constantes” con Bolivia y agradeció a “Dios todo poderoso porque a pesar de todas las dificultades que provocan el imperialismo y nuestros enemigos, en la colaboración entre los dos países se está avanzando cada día más”.

“Los países revolucionarios de Irán y Bolivia unidos están luchando para una vida mejor. Yo y mi querido hermano, el señor Evo Morales, estamos comprometidos a trabajar para el desarrollo del país para libertad y progreso de nuestras naciones”, afirmó el visitante.

Evo Morales destacó la lucha que llevan adelante los pueblos de Irán y de Bolivia por la defensa de la soberanía y dignidad. “Nuestros pueblos nos han dado el mandato de liberarnos de los imperios porque donde existen imperios no hay desarrollo”, dijo.

Morales y Ahmadinejad condenaron los crímenes del régimen que ocupa territorios palestinos y exigieron enjuiciarlos en tribunales internacionales por crímenes de guerra y de lesa humanidad. Luego solicitaron que se declare al Medio Oriente “libre de armas nucleares para lo que deberá destruirse todo arsenal nuclear instalado en los territorios ocupados de Palestina”.

Bolivia e Irán solicitaron a los países poseedores de armas nucleares que, de acuerdo con sus compromisos establecidos en el tratado de No Proliferación de Armas de Destrucción Masiva, adopten medidas para su eliminación.

Al igual que el presidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva, el Presidente Morales defendió el derecho de Irán a desarrollar un programa nuclear con fines pacíficos.

Irán demandó a las potencias occidentales “garantías concretas” para el suministro de uranio enriquecido al reactor atómico de Teherán, especializado en la producción de isótopos para el tratamiento de cáncer. “Si no se nos ofrecen garantías concretas, tenemos otras opciones en las cuales movernos”, subrayó el jefe del equipo negociador iraní Saeed Jalili.

Jalili precisó que el suministro de uranio enriquecido al 19,75 por ciento para la referida planta nuclear “no es un asunto político y nada tiene que ver con las negociaciones de Irán con Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, China y Rusia más Alemania (grupo 5+1)”. Tampoco es un asunto técnico ni legal, sino “meramente comercial”, remarcó al indicar que se sustenta en los derechos del país expuestos al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para que suministre el combustible requerido para el reactor.

Durante las negociaciones en octubre en Viena, Rusia, Francia y Estados Unidos propusieron a Irán –por intermedio del OIEA– que Moscú enriqueciera grandes volúmenes de uranio hasta el 20 por ciento, que luego París devolvería convertido en concentrados nucleares.

Irán presentó hace poco un plan al OIEA para enviar cerca del 70 por ciento de su uranio de bajo enriquecimiento a Rusia y Francia, donde sería procesado para convertirlo en barras de combustible nuclear.

El gobernante islámico explicó en La Paz que su país sabe que tiene el derecho legal de enriquecer uranio hasta el 20 por ciento, pero, pese a ello, envió cartas a los gobiernos de Estados Unidos y Rusia expresando su disposición de comprar el combustible a otros países.

A pesar de ello, el candidato a senador por la alianza opositora PPB-Convergencia Nacional Carlos Pablo Klinsky comentó que el régimen de Mahmud Ahmadinejad “está detrás del uranio de Bolivia”.

“Ya lo dijo el gobierno de Israel hace varios meses y también se conocen los esfuerzos que ha hecho el director de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Muhamad El Baradei, para evitar que Irán se abastezca de uranio en Bolivia. El Baradei llegó a ofrecerle a Evo Morales un paquete de ayuda con la única condición de que no le venda uranio a Irán”, declaró Klinsky.

“Es lamentable que el gobierno de Evo Morales quiera arrastrar a Bolivia a escenarios bélicos ajenos, a conflictos en los que nuestro país no tiene nada que ver, como el enfrentamiento de Hugo Chávez con Colombia o la tensión en Medio Oriente. Los bolivianos queremos paz, trabajo y democracia”, dijo Klinsky, uno de los cabecillas de la frustrada revuelta terrateniente en Santa Cruz.

La diputada Ninoska Lazarte de la alianza opositora Podemos criticó duramente la visita del jefe de Estado de Irán, que en su criterio “no es bienvenido al país porque es un diablo, un dictador y uno de los peores hombres del mundo”.

Con datos de Prensa Latina y ABI.