(PL).- Rusia enviará una misión de científicos para colaborar con el proyecto boliviano de producción e industrialización del litio en el yacimiento del Salar de Uyuni (Potosí), confirmó el cónsul de la nación eurasiática Ylia Nsterov en el Primer Foro Internacional de Ciencia y Tecnología para la Industrialización del Litio y otros Recursos Evaporíticos, en el que participan investigadores de 14 países.

Bolivia proyecta invertir 400 millones de dólares para instalar un complejo industrial del mineral y otros recursos evaporíticos en la salina de Uyuni, cuya infraestructura se constituirá en una de las más importantes del mundo. Según el director general de Minería, Freddy Beltrán, el proyecto es 100 por ciento estatal y su diseño comenzará en 2010.

En la actualidad está por concluir la construcción de la planta piloto en el municipio de Entre Ríos, al sur del salar de Uyuni, con una inversión que supera los ocho millones de dólares. “Esa entidad nos dará la dimensión de la planta industrial, y tenemos sólo una estimación global de lo que podría ser el costo; estamos hablando de 400 millones de dólares”, manifestó Beltrán.

Junto al complejo industrial se crearán plantas de producción de azufre, cloruro de potasio, bórax, carbonato de litio y magnesio.

De acuerdo con las proyecciones de la Dirección Nacional de Recursos Evaporíticos, la futura planta industrial albergará mil 500 trabajadores de manera directa.

Las reservas del litio boliviano, estimada en cerca de 100 millones de toneladas, ha suscitado el interés de varias empresas extranjeras, entre ellas, Bolloré, de Francia, las japonesas Sumitomo y Mitsubishi; la estadounidense General Motors y otras de Rusia, India y Surcorea.

Todas esas compañías buscan explotar el metal, ampliamente usado en baterías para teléfonos celulares, cámaras digitales y ordenadores portátiles, entre otros equipos electrónicos.