La corrupción “estructural”, la burocracia, las debilidades administrativas, la falta de coordinación y la normativa jurídica son las principales causas de la pobre ejecución presupuestaria en los primeros siete meses del año, que apenas alcanzó el 25 por ciento de lo programado, admitió el gobierno de Evo Morales.

Ministros, viceministros y directores de entidades públicas, parlamentarios y representantes de organizaciones sociales evaluaron hoy en una reunión del gabinete ampliado los tres años y medio de gestión de gobierno.

El ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana informó que el Poder Ejecutivo evaluó primordialmente la gestión, las medidas sociales, económicas, la nacionalización de los hidrocarburos y la industrialización.

El Presidente Evo Morales pidió mejorar el ritmo de la gestión y sobre todo de la inversión pública, el tema central de debate, considerando que en un año electoral la población reclamará una evaluación minuciosa de los tres años y medio de gestión.

“El Presidente nos ha exhortado a continuar trabajando con el mismo esfuerzo, con el mismo empeño en la gestión y ha pedido también mejorar la inversión pública en los ministerios, en las entidades descentralizadas, en las prefecturas y en los municipios”, informó el presidente de la cámara de Diputados Edmundo Novillo

“La burocracia, la administración y las normas jurídicas que se han heredado de anteriores gobiernos impiden todavía una ágil ejecución presupuestaria con proyectos estratégicos”, declaró el ministro de Defensa Wálker San Miguel.

“Somos un gobierno autocrítico. Tenemos la capacidad de reconocer nuestras debilidades pues como todo gobierno, cometemos errores, tenemos debilidades en la gestión, no aceleramos la inversión pública, no coordinamos”, dijo el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana.

Con datos de ABI.