El fin de semana en Asunción, los presidentes de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y de Paraguay Fernando Lugo firmaron un nuevo acuerdo sobre la hidroeléctrica binacional de Itaipú, mediante el cual Brasil acepta pagar hasta 360 millones de dólares anuales por la energía que Paraguay no utiliza, el triple de los 120 millones de dólares que paga actualmente.

Paraguay demandaba 800 millones de dólares anuales, pero al final aceptó los 360 millones de dólares ofertados por Brasil, informó el asesor de la presidencia brasileña Marco Aurélio Garcia a la agencia Prensa Latina.

Según el diplomático asesor especial para Asuntos Internacionales, el acuerdo entre Brasil y Paraguay normaliza las relaciones entre las dos naciones, que sufrían un cierto desgaste.

El acuerdo denominado Construyendo una Nueva Etapa en la Relación Bilateral permite a Paraguay vender energía directamente en el mercado brasilero, en vez de abonar un precio fijo a la brasileña Eletrobras. El Presidente Lula se comprometió a financiar importantes proyectos de infraestructura para el desarrollo de Paraguay a través de créditos blandos del sistema bancario brasileño.

Según García, el convenio beneficiará a Paraguay sin crear ningún tipo de tributo para el consumidor brasileño, pues sus costos serán asumidos por el Tesoro y por una serie de soluciones técnicas que son estudiadas y serán anunciadas en 60 días.

El Presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del MERCOSUR celebró el histórico acuerdo sobre la explotación de la represa hidroeléctrica binacional Itaipú.

“La voluntad política de ambos mandatarios hizo posible la firma de un acuerdo histórico que inicia una nueva etapa en las relaciones de Brasil y Paraguay”, señaló Álvarez quien semanas atrás había afirmado, en visita al Paraguay, la legitimidad del reclamo de las autoridades de aquel país.