Graves denuncias contra trabajadores antiguos que perciben sueldos de hasta Bs. 25.000 y quieren heredar los cargos a sus familiares

Ni con intervención estatal Cotel da fin a 11 días de parálisis en atención al consumidor

Rolando Carvajal

junio 19, 2009Publicado el: 4 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Ni la anunciada intervención estatal de este jueves 11 a la multimillonaria Cooperativa telefónica de la Paz logró que el sindicato de Cotel ordenara la reanudación, entre otros servicios, de atención al cliente y de defensa del consumidor que permanecían hoy paralizados por onceavo día consecutivo.

Junto a Cotas-Santa Cruz y Comteco-Cochabamba Cotel-Telecomunicaciones es una de las telefónicas con mayores ingresos del país, la mayor parte sometidas al control de las logias regionales o grupos de poder que protagonizan la actual confrontación política en Bolivia.

Las puertas de los edificios de la Cooperativa se encontraban cerradas a millares usuarios y abonados, luego que la directiva sindical extendiera la suspensión de actividades al funcionamiento de las cajas, disponibles hasta el miércoles pasado, aunque sólo para permitir la recaudación de ingresos por cobro de facturas.

El presidente Evo Morales accedió en las últimas horas a las presiones de unos 1.000 trabajadores de Cotel que exigieron en las calles la intervención de la Cooperativa, que genera ganancias semestrales por 20 millones de dólares, según el consejero Jaime Siles.

Gran parte de las utilidades son generadas por el incremento de los servicios de internet, televisión por cable y telefonía local en la sede de gobierno donde tiene 160 mil abonados, la mayoría socios de la cooperativa.

El presidente de la empresa, Fernando Dips, denunció a la red Erbol la existencia de clanes familiares y grupos de poder que promovieron la intervención para defender intereses salariales en una escala de sueldos "desequilibrada", con secretarias que perciben una remuneración de 12 mil bolivianos (1.700 dólares] por el solo hecho de ser "antiguas".

El salario mínimo nacional en Bolivia bordea los 85 dólares, según cifras oficiales, y el salario promedio para gran parte de los trabajadores no supera los 200 dólares mensuales.

La intervención exigida por el sindicato de Cotel, que agrupa a uno de los sectores con mejor promedio salarial del sector laboral en Bolivia y que conforman la llamada "aristocracia obrera", es la cuarta después de las producidas en 1997, 2000 y 2003, durante los gobiernos de las coaliciones neoliberales de los ex presidentes Sánchez de Lozada y Hugo Banzer.

Tradicionalmente la telefónica paceña, creada en 1941 y convertida en cooperativa en 1985, fue considerada como un "botín político" de los gobiernos de turno.

La actual intervención gubernamental se produce a seis meses de las elecciones generales previstas para la primera semana de diciembre próximo y fue solicitada también, entre otros diputados, por los oficialistas Jorge Silva y Edgar Valeriano (MAS).

Al posesionar este jueves a César Börth como interventor, el ministro de Trabajo Calixto Chipana dijo, que en los siguientes tres meses se realizarán auditorías de los estados financieros, se investigará las 29 denuncias de corrupción y convocará a elecciones para elegir a las nuevas autoridades.

El viceministro de Cooperativas, Rolando Illanes, explicó a la prensa oficial que uno de las causas fue que Dips y los demás ejecutivos habían sobrepasado en tres años el plazo establecido para su mandato, presumiéndose asimismo una violación normas al haber enviado los estados financieros sin la conformidad de una asamblea general.

Dips sostuvo en cambio que tras un acuerdo con los trabajadores para racionalizar los sueldos, jubilar a algunos trabajadores y trazar una curva de incremento salarial, el sindicato retrocedió para atender presiones de los clanes familiares y grupos de poder existentes desde hace décadas en la cooperativa.

"Fue el mismo sindicato el que aceptó a que se redujera la sobrepoblación de empleados y los altos sueldos", agregó el ex presidente de Cotel a El Diario sugiriendo a los interventores la revisión de los niveles salariales irregulares

"El sindicato acordó recudir los sueldos más altos que oscilan entre Bs. 10.000 y 25.000, (pero) esta iniciativa ha provocado una verdadera convulsión y en cambio han exigido incrementar las tarifas sin afectar un solo boliviano a los sueldos".

En lo que calificó como campaña sindical por "puestos hereditarios", denunció también que muchos de los funcionarios que ya cumplieron con sus aportes para jubilación, no quieren dejar la Cooperativa o piden dejar sus cargos a familiares cercanos.

"Se ha propuesto jubilar a los trabajadores que ya han cumplido con sus aportes, pero se resisten a este trámite o condicionan su retiro por ley, a la contratación de por lo menos a uno de sus hijos o parientes cercanos con todo el equivalente de su salario mensual".

Atrás