Este sábado 16 de mayo en la Plaza 14 de Septiembre de Cochabamba, el Presidente Evo Morales y el Consorcio Hidroeléctrico Misicuni firmarán el contrato de construcción de la represa de Misicuni, una línea de aducción y una planta de tratamiento de agua potable a un costo total de 78 millones de dólares.

La represa de 120 metros de altura almacenará 150 millones de metros cúbicos de agua y generará inicialmente 80 megavatios de electricidad al año. Suministrará a la región 3.100 litros de agua por segundo, de los cuales 2.000 se destinarán a la dotación de agua potable para consumo humano y 1.100 al riego de más de 4 mil hectáreas de cultivos en el valle central.

El gobierno confirmó un aporte del gobierno italiano por 25 millones de euros equivalentes a más de 30 millones de dólares, informó el ministro de Aguas René Orellana.

El Consejo Departamental de Cochabamba autorizó al Prefecto Jorge Ledezma transferir 55.5 millones de bolivianos para garantizar la construcción de la represa Misicuni.

El ministro de Obras Públicas Oscar Coca inició gestiones rápidas por encargo del Presidente para la construcción del componente hidroeléctrico que costaría, según las primeras estimaciones, 110 millones de dólares que podrían ser financiados por el BID, dijo el ministro Orellana.

“Ya hemos avanzado ágilmente en una gestión con el BID, que estará presente mañana como invitado especial, dando esta señal importante que respalda el proyecto Misicuni y que caminamos juntos para que en tres años y medio nuestra querida Cochabamba tenga agua para todos sus habitantes”, comentó Orellana.

Una vez firmado el contrato, se desembolsará un anticipo a la empresa para que comience a construir la represa, trabajo que demoraría 42 meses.