Balas y silencios

Carlos F Toranzos

abril 27, 2009Publicado el: 4 min. + -

El mes de abril está a punto de acabarse y las historias de los complotadores siguen su curso. Los ministros del ramo siguen explicando ad-eternum los detalles de un complot para matar al presidente, al vice-presidente y quizá a algunos personajes de la vida política, se ha dicho que en las listas incluso esta el prefecto del departamento de Santa Cruz.

El atentado terrorista contra la morada del Cardenal, sigue sin clarificación, los servicios secretos no han identificado al o a los culpables de vandálico acto, es más, los terroristas, acuartelados en un hotel, han sido abatidos y no se nota o no se divulga su participación, o no, en los atentados contra la vida de las personas, es muy posible que estos individuos sean los que planificaron y en algún momento, materializaron su proyecto: la desestabilización de la democracia y la creación del caos. Sin embargo dentro de nuestras leyes son inocentes hasta que se pruebe su culpa, lo que quiere decir que se tiene que trabajar muy rápido y con toda la ley en la mano.

La Izquierda ha sido, durante décadas acusada de planificar el asesinato y muerte de militares, políticos, religiosos, ciudadanos; una larguísima cola de posibles víctimas de la macabra izquierda. El plan Zafra Roja de Banzer no era otra cosa que eso, armados hasta los dientes estaban los que planificaban tal crimen. Y la verdad sea dicha, todos sabíamos que eran inventos muy bien orquestados por la represión. Por tanto es fundamental que la izquierda ahora demuestre fehacientemente que los intentos de crear el caos estaban presentes, yo personalmente no dudo que planes hubieran, lo que me sorprende es que hayan tardado tanto. Las fechas de los referéndum habrían sido una buena fecha para crear el caos, muy extranjeros serán pero realmente no tienen ni la más mínima idea de lo que podría haber sido si hubieran actuado antes. El caos habría sido mayor y habría dejado al país en Babia.

Quizá el hecho de que sean extranjeros actuó a favor de las fuerzas del orden, no han sabido para nada, leer lo que todos ya sabíamos, que en Bolivia todo se sabe.

Los grupos rebeldes han trabajado muy duro para mantenerse firmes en la clandestinidad, no es una sorpresa, movimientos guerrilleros, tres, han fracasado. Y seguro estoy que todos los que de alguna manera participaron en ellos, saben que en Bolivia hay que ir con pies de plomo, mejor con pies de piedra, pues el plomo daría malas interpretaciones.

Que al Evo lo quieran eliminar no es sorprendente, pero así de por las buenas un grupo de rumano-húngaro-irlandés-boliviano con armas escondidas en plena ciudad, con armas que según los informes superan la capacidad bélica del ejército (cosa que es muy dudosa) y si así fuera dice muy poco de la capacidad de adquisición de armas de nuestro ejército o dice muy poco de los que saben de armas por lo menos las fotos no demuestran un arsenal superior a los que tiene el ejército.

Que la derecha esta complotando es verdad, y es verdad que debemos estar alertas a los ataques que la misma puede realizar, es imperioso que los políticos de todos los frentes hagan frente a esta amenaza, unidos y como un solo bloque. Nadie de la oposición ha dicho en voz alta que el terrorismo no tiene cabida en Bolivia, eso dice mucho de su pensar. Quién calla otorga dice el refrán, yo conmino a la derecha organizada en partidos políticos en frentes y en asociaciones a respaldar al gobierno nacional y a hacer una voz con él y denunciar al terrorismo de cualquier índole, bien protestaron contra los Ponchos Rojos, y bien que hicieron carne de los perros, pobres animalitos, sacrificados. Ahora es su hora, denuncien a los terroristas y apoyen el proyecto democrático en el país. Está en sus manos, el Gobierno ya ha dicho lo que tiene que decir, le toca todos los tutos, costas y los presidenciables a presentar una posición clarísima. Ser honestos no significa apoyar al gobierno de Evo ni al MAS, quiere decir defender la democracia de la que todos, para bien de muchos, nos hemos beneficiado hasta hoy.

Atrás