Las naciones y pueblos indígena originarios campesinos representan el seis por ciento la población nacional, según el Censo de 2001, y por tanto no deberían tener más de cuatro representantes en la Asamblea Legislativa Plurinacional, afirmaron legisladores opositores de la Comisión de Constitución del Senado.

Legisladores de oposición que integran la Comisión de Constitución del Senado presentaron hoy un proyecto de Ley Electoral transitoria que supuestamente corrige más de 20 inconstitucionalidades identificadas en el proyecto de Ley aprobado por la Cámara de Diputados.

El senador Luis Vásquez (Podemos) explicó que la norma propuesta por la oposición corrige el “desproporcionado”, inequitativo e injusto sistema electoral aprobado en Diputados que otorga ventajas indebidas al partido de gobierno; aclara factores institucionales como el voto de los bolivianos en el exterior y el Padrón Electoral, e introduce otras medidas de carácter jurisdiccional y administrativo de la Corte Nacional Electoral (CNE).

Vásquez da por descontada la aprobación de la propuesta opositora en el Senado y asegura que el Congreso necesariamente tendrá que debatir los proyectos del oficialismo y de la Comisión de Constitución del Senado.

El Vicepresidente Alvaro García Linera tiene que tener en cuenta que el Art. 150 de la nueva CPE no le permite traer de Brasil al senador Heredia Guzmán; al senador Cuellar; al suplente del senador Guardia y al suplente del senador Luís Gerarld Ortiz para hacer quórum, advirtió el senador Walter Guiteras (Podemos).

Circunscripciones especiales

El artículo 27 del proyecto de ley electoral oficialista establece que la Cámara de Diputados estará conformada por 130 miembros. En cada departamento se eligen la mitad de diputadas y diputados en circunscripciones uninominales y la otra mitad en circunscripciones departamentales plurinominales y especiales.

La oposición observa que el artículo 146 de la Constitución señala claramente que de los 130 diputados de la Asamblea Legislativa Plurinacional la mitad deben ser elegidos en circunscripciones uninominales y la otra mitad en circunscripciones plurinominales departamentales, “pero, contrariamente a este precepto constitucional, el proyecto (oficialista) indebidamente ubica a las circunscripciones especiales dentro de las circunscripciones plurinominales sin que se exprese los motivos en que se funda esta disposición”.

El artículo 31 del proyecto oficialista dispone la creación de 14 circunscripciones especiales indígena originario campesinas en el territorio nacional, en las cuales se elegirán un representante titular y un suplente por simple mayoría.

La norma señala que la cantidad de ciudadanos inscritos en estas circunscripciones especiales no está relacionada con la media de las circunscripciones uninominales, conforme al Artículo 147 de la Constitución.

Según la Comisión de Constitución del Senado, el proyecto de ley de Diputados permite una “sobre representación de las naciones, pueblos indígena originarios campesinas, en detrimento de la población urbana”, sin explicar por qué debe haber 14 circunscripciones especiales.

“El art. 31 del Proyecto de Ley no se rige por el principio de la densidad poblacional en cada departamento, que es el requisito sine qua non para garantizar la participación proporcional de pueblos indígenas originarios campesinas en relación a la población total del país”, critica la oposición.

Lo senadores precisan que, según el censo 2001 del INE, las naciones y pueblos indígena originarios campesinos minoritarios representan el 6% del total de la población nacional. De ahí, las naciones y pueblos indígena originario campesinos deberán tener una representación de hasta cuatro circunscripciones especiales, y no 14 como plantea el oficialismo.

El proyecto de ley electoral de la oposición delega a la Corte Nacional Electoral la tarea de determinar las Circunscripciones Especiales Indígena Originario Campesinas en base al principio de densidad poblacional, a la información del último censo nacional y a los datos oficiales del INRA sobre Tierras Comunitarias de Origen.

Discriminación

El artículo 31 del proyecto de ley del MAS determina que la postulación de candidatos en las circunscripciones especiales indígena originario campesinas será realizada únicamente por las organizaciones de cada pueblo indígena originario acreditado por la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAO), o la Confederación Sindical única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), según corresponda, por medio de la aplicación de normas y procedimientos propios.

La norma oficialista indica que la Corte Nacional Electoral no podrá registrar ninguna otra personería jurídica diferente a las establecidas en el parágrafo anterior, ni candidaturas de los partidos políticos y agrupaciones ciudadanas al interior de la circunscripción especial indígena originaria campesina.

La Comisión de Constitución del Senado asegura que las anteriores disposiciones vulneran la Constitución en lo referente a la libre participación de los ciudadanos en la formación, ejercicio y control del poder político.

El artículo 1 de la Constitución actual señala que Bolivia se funda en la pluralidad y pluralismo político, teniendo como uno de sus principales valores a la igualdad. El artículo 14 señala que “El Estado prohíbe y sanciona toda forma de discriminación fundada en razón de sexo, color, edad, orientación sexual, identidad de género, origen, cultura, nacionalidad, ciudadanía, idioma, credo religioso, ideología, filiación política o filosófica, estado civil, condición económica o social, tipo de ocupación, grado de instrucción, discapacidad, embarazo, u otras que tengan por objetivo o resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos de toda persona”.

Según los senadores opositores, prohibir el registro de otras personerías jurídicas, y no permitir la participación de partidos políticos y agrupaciones ciudadanas en las circunscripciones especiales vulnera los artículos 1, 8, 14, 26, 144 y 209 de la CPE.

“No estamos de acuerdo con los cambios que han sugerido los senadores de la oposición y no vamos a aprobar ese informe”, anunció el senador Ricardo Díaz (MAS), porque cuestiona un padrón electoral que tiene una aceptación internacional de por lo menos 97% y echa por la borda las circunscripciones especiales, desconociendo la Constitución y declaraciones de Naciones Unidas.