Bolivia registró un déficit comercial de 16 millones de dólares en enero de 2009. “El auge mundial, los altos precios y el generoso ingreso de divisas para Bolivia acabaron; la época de las vacas flacas está llegando”, evaluó el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

El país importó en enero productos por un valor de 362 millones de dólares y sus exportaciones sumaron 346 millones, reporta el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El primer déficit en la balanza comercial en cinco años es uno de los efectos de la recesión, de la caída de la demanda y del proteccionismo internacional. El IBCE anticipa un derrumbe de las exportaciones este año, principalmente de hidrocarburos, minerales, agroexportaciones y manufacturas.

Las exportaciones y las importaciones de la región se expandían a tasas crecientes hasta el segundo trimestre de 2008, pero en el tercer trimestre se apreció una leve desaceleración. Ambos flujos de comercio sufrieron una fuerte desaceleración a partir de noviembre.

En los primeros nueve meses de 2008, las exportaciones los países de ALADI (sin Cuba) habrían crecido un 28%, mientras que las importaciones 29,3%. El comercio intrarregional habría crecido 32%, alcanzando en el período los 105 mil millones de dólares (medido por las importaciones).

El crecimiento del intercambio intrarregional fue significativo y generalizado. Desde el punto de vista de la demanda, los principales motores de dicha expansión fueron Brasil, Argentina y Chile.

El intercambio extrarregional se extendió a todos los países de la región y a ambos flujos. El superávit experimentó un moderado incremento (de 70 a 82 mil millones de dólares), básicamente por el incremento del saldo comercial positivo de Venezuela. De excluirse a este país, el superávit cae de 46 a 25 mil millones de dólares.

Estados Unidos fue el destino que más contribuyó al incremento de las exportaciones extrazona como el principal mercado regional, y en segundo lugar se ubicó la Unión Europea (26,1%). China (40,1%), Centroamérica y el Caribe (37,2%) y las Economías de Reciente Industrialización (32,3%) registraron crecimientos significativos y relativamente generalizados.

En las importaciones extrarregionales se destaca el dinamismo de China (41,4%), con un incremento muy significativo para los 10 países. Además, hubo una expansión de las compras de Estados Unidos (22,8%) y la Unión Europea (30%).