Serie Tahuamanu (II)

Bolivia: La "Masacre de Tahuamanu" y tres nuevos detenidos de una larga lista

Edgar Ramos Andrade

marzo 3, 2009Publicado el: 7 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

(ANC).- Luego de tortuosos tres días de idas y venidas en la justicia, finalmente el sábado 21 de febrero fueron detenidos tres nuevos presuntos autores de la "Masacre de Tahuamanu" ocurrida del 11 al 19 de septiembre de 2008 en Porvenir, Cobija y en el Río Tahuamanu.

Los nuevos detenidos son el alcalde de Porvenir, Evin Ventura Vogth, el oficial mayor de ese gobierno municipal, Roberto Rea Ruiz y el concejal (legislador local de Porvenir) Hernán Justiniano Negrete, todos militantes de ADN-Podemos, grupos políticos que han convertido a Porvenir en zona de prácticas de sicarios al puro estilo del "far west" o "lejano oeste" boliviano, como en el siglo XVIII, en Estados Unidos.

Ventura Vogth, Rea Ruiz y Justiniano Negrete acompañan, desde el sábado 21 a Leopoldo Fernández Ferreira, el "sicario mayor" y ex prefecto de Pando, detenido desde el 16 de septiembre de 2008, cuando se resistió a acatar el urgente Estado de Sitio en esa región, y cuando sus grupos para militares y para policiales actuaban con total impunidad, metrallas y pistolas en mano.

Lenta acción de la justicia

A casi seis meses de la "Masacre de Tahuamanu", es necesario recordar que, si se busca justicia a lo que pasó en septiembre en Pando, estas detenciones muestran que la justicia boliviana sigue lenta y es demasiado concesional para los grupos de poder económico y político de Pando.

De hecho, en la matanza de campesinos, aquel fatídico mediodía y tarde del jueves 11 de septiembre de 2008, participaron más de 250 personas, entre funcionarios del Servicio departamental de Caminos-SEDCAM, encabezados por su director, Julio ("Julito") César Villalobos Aguilar, dirigentes y fanáticos militantes cívico-prefecturales liberados como jauría por el entonces Prefecto Fernández, además de unos pocos sicarios brasileños que ingresaron por Montevideo (Puerto Evo) en el municipio de Santa Rosa del Abuna.

La decisión de la jueza cautelar (de investigación judicial) Betty Yañiquez, de encerrar en la cárcel de San Pedro a tres nuevos participantes de la matanza de septiembre de 2008, es un pequeño paso en la reparación de una injusticia cargada de segregación y discriminación a los campesinos y a los "collas", y de fanatismo cívico-sicario propalado por el discurso del Comité Cívico de Pando, el Colegio Departamental de Abogados, la Fiscalía de Distrito y la propia Corte Distrital de Justicia. De hecho, ningún juez o fiscal pandino participa en las investigaciones de la "Masacre de Tahuamanu" por su probada parcialidad en favor de Leopoldo Fernández y su banda.

Fallas del periodismo

La detención de las siete personas, la madrugada del miércoles 18 fue mostrada por el periodismo boliviano, en general como la extrema violación a los derechos humanos de las personas, sin preguntarse cómo murieron los campesinos aquel 11 de septiembre (hecho que ni siquiera mencionan y menos preguntan).

El alcalde Evin Ventura Vogth, el oficial mayor Roberto Rea Ruiz, los concejales Vilma Benegas Becerra, Hernán Justiniano Negrete y Wilson Da Silva Rivero, así como los periodistas Hugo Mopi Soliz y Marcial Peña Tonia (éste último dirigente de los periodistas de Cobija) fueron detenidos con orden fiscal, como lo ratificó el fiscal general Mario Uribe.

Las primeras páginas y los programas estelares de radio y televisión de las "corporaciones mediáticas" (esas empresas de distracción masiva ciudadana que destila lamento político) se pasaron páginas de páginas y horas de horas tratando de explicar la violación de derechos humanos y fueron bien acompañados por ex "analistas" como (el ex vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada) Carlos Mesa, cuyo mandato presidencial tuvo que ser interrumpido por la sociedad activa, aquel junio de 2005.

El otro error de los medios, y de los periodistas, es que no se reconoce la extrema debilidad de los periodistas pandinos y bolivianos, porque uno de los detenidos es dirigente de nuestro gremio. Ese llamativo silencio dice mucho de la ausencia de autocrítica y de la falta de visión de periodistas, medios y de los gremios de ambos.

Censura total a FSUTCP y FPMP-BS

Además, desde el 11 de septiembre de 2008 hasta hoy, existe de parte del periodismo boliviano y pandino, una censura total a los dirigentes de la Federación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Pando (cuyo secretario ejecutivo es Antonio Moreno, Cel. 77108446) o de la Federación Departamental de Mujeres Campesinas de Pando "Bartolina Sisa" (cuya secretaria ejecutiva es Doris Domínguez, Cel. 76101370).

Ambos, más otros dirigentes campesinos de las cinco provincias pandinas podrían explicar (en realidad esclarecer) todo lo que se censura por ahora y que más pronto que tarde se conocerá: Del 11 al 19 de septiembre de 2008 hubo una m-a-s-a-c-r-e de campesinos (mujeres y varones, así como se lee) y que los sicarios (metralla en mano) "perdieron todo sentido de solidaridad y de compasión", como ya confesó uno de ellos en rueda de amigos, en Cobija.

Por tanto, los periodistas, el periodismo y los medios, estamos en deuda con la sociedad boliviana. Mientras más pase el tiempo, más grande es esa deuda y peores sus consecuencias. Para remediar aunque sea parcialmente esto, fuera bueno y muy provechoso que los periodistas vean (y se pasen páginas de páginas y horas de horas en sus medios) la inmensa cantidad de testimonios y documentos de la "Masacre de Tahuamanu", en el piso 4 de la Fiscalía de Distrito de La Paz, en la calle Potosí.

Algunos responsables y otros distraídos

Hasta ahora, se tienen detectados ocho "responsables mayores", intelectuales y materiales, de la "Masacre de Tahuamanu", entre ellos Leopoldo Fernández Ferreira (alias "Cacique", ex Prefecto de Pando); Ana Melena Oliver de Suzuki (Presidenta Comité Cívico de Pando); José Ricardo Shimokawa Ramos (alias "Jhusy", Vicepresidente Comité Cívico de Pando); Julio Cesar Villalobos Aguilar (alias "Julito", Director del SEDCAM-Pando); José Sebastián Villavicencio Amuruz (Empresario import-export, y senador pandino por UN. Acusado de "interrogar" a los campesinos, junto a dos sicarios y delante de Unitel y PAT); Roger Pinto Molina (alias "Chonta", senador pandino por ADN-Podemos); Paulo Bravo Alencar (Senador pandino por ADN-Podemos y chofer del preso Fernández); y Ronald Camargo Suzuki (dueño de Unitel-Cobija, diputado pandino por ADN-Podemos).

Junto a ellos, existen varios responsables materiales, como los hermanos Franco Hurtado (Elvis, Franz y Akiito) quienes fueron vistos aquel 11 de septiembre en la volqueta del SEDCAM disparando con metralla, o en un árbol de mango, al lado de la cancha de Porvenir. Los tres "desaparecieron" de Cobija, así como otros, de apellidos Florian Paz, García Hurtado o Gómez Leverenz. Todos ellos saben que la justicia llegará.

Otros, con más perspicacia y asesorados por sus abogados, ya aceptaron someterse a un "juicio abreviado", que significa que admiten culpa y que quieren colaborar con la justicia. Ahí están, entre otros, Hugo Apaza Sahonero, Felipe Bigabriel, Máximo Ayllón Martínez, Rosendo Domínguez Deromedis, Felsín Fernández Medina o los hermanos Mosuko Rodríguez (William y Ronald).

Como podrá verse, pese a que muchos de los culpables se hacen a "los del otro viernes", la lista es larga y crece día a día, a medida que aparecen nuevos testimonios, indicios o aceptaciones de "juicio abreviado".

* Comunicador e investigador social. Autor del libro "aGONIa y Rebelión Social"; la historia de septiembre y octubre 2003 (La Paz, 2004). chaco.amazonia@gmail.com

Atrás