UNASUR derrotó un golpe secesionista en Bolivia; Cuba volvió al Grupo de Río; en debate una nueva OEA sin Estados Unidos

Sudamérica comienza a superar su condición de "patio trasero"

Redacción Bolpress

noviembre 25, 2008Publicado el: 5 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Se observan importantes cambios políticos en todo el planeta, y quizás América Latina sea el escenario del proceso más significativo. La derrota de la ultraderecha secesionista en Bolivia y la reincorporación de Cuba al Grupo de Río muestran que Sudamérica está cambiando su condición de "patio trasero" de Estados Unidos.

El 15 de septiembre, los presidentes la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), incluyendo el de Colombia, favorito de EE.UU., respaldaron de manera contundente al gobierno democrático de Evo Morales y condenaron con firmeza las acciones violentas y sediciosas de grupos autonomistas/secesionistas financiados por el gobierno de Estados Unidos.

Morales agradeció a los presidentes por el respaldo y señaló que ésta era la primera vez en 500 años que América Latina había tomado su destino en sus propias manos, sin la interferencia de Europa ni de EE.UU.

"Fue un símbolo de un cambio muy significativo que está en curso. Fue tan importante que la prensa estadounidense no lo reportó. Hay una oración aquí y allí en la prensa que anota que algo sucedió, pero suprimen totalmente el contenido y la importancia de lo que sucedió", resalta el intelectual norteamericano Noam Chomsky. (1)

Según Chomsky, Sudamérica está comenzando a superar sus enormes problemas internos y también su subordinación a Occidente, principalmente a Estados Unidos. La región está diversificando sus relaciones con el mundo. Brasil tiene cada vez mayores intercambios con Sudáfrica e India, y particularmente con China, que está cada vez más involucrada con inversiones e intercambios con los países latinoamericanos.

Luego de que Estados Unidos le suspendió las preferencias arancelarias, el gobierno boliviano comenzó a buscar nuevos mercados para sus exportaciones, entre ellos China, México, Brasil, Paraguay, Argentina y Venezuela.

Aunque el poder está todavía extraordinariamente concentrado, la economía internacional se hace más diversa y compleja, y el Sur se vuelve más independiente, dice Chomsky.

El imperio más poderoso de la tierra no ha triunfado en las guerras que ha desatado en Corea, Vietnam, Irak y Afganistán. Ahora también pierde batallas políticas y diplomáticas con países del tercer mundo.

En la XXVII Reunión de Cancilleres del Grupo de Río, Cuba ingresó al Grupo como miembro de pleno derecho por iniciativa de Brasil y con el apoyo del resto de los países.

Integran el Grupo de Río Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guayana, Haití, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

En agosto de 2004, Washington y sus aliados vetaron la propuesta de Brasil de sostener un diálogo con Cuba con miras a su eventual ingreso al Grupo de Río. En 2008 cayó la muralla que habían levantado para impedir el ingreso de la isla al mecanismo hemisférico. Fue un hito histórico en la diplomacia internacional, pero fue silenciado por los medios.

El Grupo de Río condenó en marzo al régimen de Alvaro Uribe Vélez por violar la soberanía e integridad territorial de Ecuador. En la XX Cumbre Presidencial del Grupo de Río, Chávez, Correa, Ortega y la presidenta Cristina Fernández desarticularon un conflicto bélico entre pueblos hermanos.

El Presidente Evo Morales planteó el retorno de Cuba a la Organización de Estados Americanos (OEA). Todos los países americanos están de acuerdo, sólo Estados Unidos se opone.

Cuba fue expulsada de la OEA en 1962, tres años después de la revolución, con el voto de 14 países, uno en contra y con las abstenciones de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador y México.

"No puede haber una OEA sin Cuba", dijo Morales. Si Estados Unidos se opone, el mandatario boliviano propuso discutir la creación de un nuevo organismo, sin Estados Unidos, en una reunión de casi todos los presidentes de América Latina y el Caribe que se celebrará en diciembre.

Integración

La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), proyecto de integración alternativo en la región, está comenzando a aglutinar a los pueblos de América Central. Honduras, la clásica república bananera que fue campamento base para las guerras del terror de Reagan y que se subordinó totalmente a EE.UU., se sumó recientemente al ALBA. "Es un pequeño paso, pero no deja de ser significativo", subraya Chomsky.

Según Evo Morales, todos los países de la región se dan perfecta cuenta de que el modelo económico neoliberal no resuelve los problemas económicos, lo que obliga a pensar en otras formas de integración como el ALBA.

Este miércoles en Caracas, una Cumbre del ALBA analizará los efectos de la crisis financiera mundial. Participarán los presidente Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega de Nicaragua; Manuel Zelaya de Honduras; autoridades de Cuba y Dominica, y también el Mandatario ecuatoriano Rafael Correa en calidad de observador.

Algunos estados que fuimos rompiendo con el modelo neoliberal, impulsado la participación del Estado en la economía y los que no estamos con el TLC nos reuniremos para buscar soluciones a la crisis financiera, anunció Morales.

Las crisis financiera, alimentaria, energética y otras podrían desencadenar "un incendio" político, revoluciones y levantamientos populares, principalmente en países más pobres, advirtió Chávez.

(1) Agencia de Prensa Alternativa Humanista "Sur" (APAHs) - www.marchamundial.org

Atrás