La prensa destaca la movilización de 50 emigrantes contra Evo en Washington

Redacción Bolpress

noviembre 20, 2008Publicado el: 4 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

El miércoles 19 de noviembre, residentes bolivianos se concentraron en inmediaciones de la sede de la OEA en Washington para manifestarse con cánticos y pancartas en contra del Presidente Evo Morales. Las cadenas mediáticas privadas de Bolivia y algunos medios de Estados Unidos brindaron amplia cobertura a la movilización protagonizada por 50 de los 300 mil compatriotas que viven en Washington.

El Mandatario arribó a la calle 17 casi Constitucion Ave. al promediar las 10:18; ingresó al edificio de la OEA abucheado y con la cabeza gacha, y después de discursear salió del organismo internacional por una puerta trasera para no enfrentar a los opositores.

"Hemos hecho historia, somos la primera comunidad boliviana en el extranjero que le hemos dicho basta a este gobierno, somos la primera comunidad boliviana que hemos marcado territorio, aunque lejos de nuestra patria Bolivia", celebraron los organizadores de la protesta.

El acto se preparó con varios días de anticipación. Se enviaron cientos de invitaciones por correo electrónico y se intentó llegar a la población joven a través de comunidades virtuales que proliferan en Internet.

Aparentemente, un grupo denominado "electrones libres", la mayoría jóvenes provenientes de las regiones orientales bolivianas, convocó mediante Facebook a una "manifestación en defensa de la democracia, el respeto a las leyes y los derechos humanos en Bolivia".

"Nos reuniremos frente al edificio principal de la OEA en la 17th Street & Constitution Ave., N.W. a las 10:00 AM en punto. Contaremos con la presencia de personeros cívicos y políticos de Bolivia que estarán en Washington en esa fecha y que han manifestado su interés en apoyarnos. Tu presencia, la de tu familia y amigos es muy importante. Pasa esta convocatoria a todos tus conocidos para que podamos reunir a la mayor cantidad de hermanos bolivianos y así manifestar nuestro rechazo a las políticas totalitarias y dictatoriales de Evo Morales y el MAS que tanto daño le están haciendo a nuestra Bolivia. No dejemos que nos arrebaten nuestra patria!", dice la convocatoria opositora.

Algunos residentes en Washington aseguran que los opositores están ligados al fugado ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, acusado de genocidio. Por eso su llamado tuvo una respuesta mínima. Según el portavoz de la Presidencia Iván Canelas, protestaron contra Evo entre 15 y 20 personas.

Sin embargo, washingtonpost.com, voanews.com, elnuevoherald.com, boliviademocratica.net, la-razon.com y la "red líder" de impresos bolivianos (lostiempos.com, laprensa.com.bo, eldeber.com.bo, correodelsur.com y elpotosi.net) reportaron una movilización social de grandes dimensiones y con gran significancia política.

Con matices, estos medios informaron que se había roto uno de los mitos del "evismo", ya que la protesta en Washington demostró que no todos los bolivianos que viven en el exterior respaldan a Evo Morales.

Casi ningún medio cubrió la reunión entre el Presidente Morales y un centenar de residentes bolivianos en la Embajada de Bolivia en Washington a las 7 horas del miércoles, ocasión en la que los representantes de la comunidad boliviana pidieron al gobierno ayuda en asuntos de migración, doble ciudadanía, voto en el exterior y liberación de algunos compatriotas recluidos en cárceles de Estados Unidos.

Los mismos opositores reconocieron que amplios sectores de la opinión pública e intelectuales de Europa y Estados Unidos simpatizan con el movimiento indígena, autocríticos por los antecedentes coloniales de sus sociedades y por un "complejo de culpa" por las atrocidades cometidas por sus antepasados.

"Estos elementos están condimentados con una salsa de exotismo y new age que pone a los indígenas como 'referencia cosmovisionaria' para los sectores mental y anímicamente necesitados de esos países", explicaron los anti evistas de Washington.

Algunos opositores resaltaron las contradicciones del gobierno del MAS, que en algunas tribunas llama a destruir el capitalismo, mientras que en Bolivia enriquece a los medios (los mismos a los que acusa de conspirar) con millonarias campañas propagandísticas para convencer a la gente de que el proyecto de Constitución del MAS "respeta la propiedad privada, las inversiones y, por ende, al odiado capitalismo".

Mucha gente se sorprendió cuando Morales confesó en el American University el 18 de noviembre que debió transar con "racistas, opresores y reaccionarios" por el bien del país.

Atrás