La Cámara de Diputados aprobó en grande y detalle el proyecto de ley 1216/2008 que autoriza al Poder Ejecutivo subvencionar el precio de venta de harina de trigo a los panificadores artesanales. El proyecto fue remitido al Senado.

La subvención será financiada por Tesoro General de la Nación, créditos y/o donaciones por un periodo de 12 meses a partir de la promulgación de la ley.

El Ejecutivo propone que el Estado aporte un determinado monto en calidad de subvención que alcanzaría a 28.9 millones de dólares, a fin de mantener estable el precio del pan de batalla.

El Poder Ejecutivo reglamentará mediante Decreto Supremo la importación, compra, comercialización, control técnico, social y otros aspectos, en un plazo no mayor a 30 días calendario a partir de la promulgación de la norma.

Los bajos ingresos nacionales producto del desempleo y subempleo en áreas urbanas y el bajo nivel de producción y las limitadas fuentes de ingreso en áreas rurales han dado como resultado un estado crónico de inseguridad alimentaria, dice la norma.

La producción nacional de trigo alcanza a 115.200 toneladas métricas y es necesario importar 29.300 toneladas métricas para cubrir las demanda interna de 409.000 toneladas.

El déficit en la oferta interna de trigo y en el suministro de harina de trigo ocasiona el desabastecimiento de pan y la subida de precios. El Poder Ejecutivo demanda una disposición legal que autorice la importación de harina de trigo en cantidad suficiente para cubrir los requerimientos de la población durante un año, sin que repercuta sobre el costo y el precio del pan.