Las personas naturales o jurídicas, públicas, privadas, mixtas, nacionales o extranjeras están obligadas a declarar la internación y salida física de divisas del territorio nacional, por disposición del decreto supremo 29681 aprobado en agosto y en vigencia desde el 20 de noviembre.

Para internar o sacar del país de cero a 50 mil dólares debe llenarse un formulario en oficinas de Migración, bajo supervisión de la Aduana Nacional.

Los movimientos de capitales de entre 50 mil y 500 mil dólares requieren autorización del Banco Central de Bolivia (BCB) y del Ministerio de Hacienda, informó el ministro Luis Arce.

La disposición permitirá calcular la masa monetaria que circula en el país, además de mejorar el control de la inflación. Se impedirá el lavado de dinero “y los maletines de dinero que van y vienen”, comentó Arce.

El gerente de la Cámara Industria y Comercio de Santa Cruz (Cainco) Daniel Velasco espera que la medida ayude a controlar el dinero del “contrabando y del narcotráfico”, y no sirva para “burocratizar las negociaciones de los empresarios”. “No quisiéramos pensar que esto es el inicio de un control del comercio exterior”, comentó.

Según el ministro Arce, hay gente a la que “no le interesa transparentar eso y por eso reclama bajo pretexto de que no hay libertad de empresa”.

El decreto en cuestión dispone que quien incumpla o declare en forma imprecisa tendrá multa del 30 por ciento de la diferencia entre el monto que se establezca de la revisión física del equipaje y el monto declarado, sin perjuicio de la acción legal que corresponda.

El funcionario de la Aduana que deliberadamente o por negligencia no cumpla con las disposiciones del decreto será pasible a las responsabilidades previstas en la Ley 1178 de Administración y Control Gubernamentales.