Es "casi imposible" negociar con un gobierno "torpe e insensato", dice Luis Vásquez; no aceptamos un "pre condicionamiento de la impunidad", responde el Vicepresidente

Opositores bloquean las designaciones en defensa del Poder Judicial y del ex prefecto preso

Redacción Bolpress

noviembre 10, 2008Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

La negociación política para elegir autoridades del Poder Judicial y de la Corte Nacional Electoral (CNE) "pende de un hilo" y es "casi imposible" que pueda continuar, advirtió el senador opositor Luis Vásquez. El gobierno dijo que no aceptará "chantajes" ni "pre condicionamientos de la impunidad" para viabilizar las designaciones.

El Vicepresidente Alvaro García Linera se reúne este martes con los presidentes de las Cámaras de Diputados Edmundo Novillo, de Senadores Óscar Ortiz, y con los jefes de bancada del MAS, UN, Podemos y MNR para definir una eventual ampliación de 90 a 120 sesiones del Congreso con el fin de aprobar varias leyes y resolver asuntos pendientes, entre ellos la designación de autoridades.

La Comisión de Constitución presidida por el senador Vásquez (Podemos) concluyó el trabajo de preselección de candidatos a ocho magistraturas del Tribunal Constitucional (cinco titulares y dos suplentes), a un escaño en la Corte Suprema de Justicia, a la Fiscalía General de la República y a vocalías de CNE.

El oficialismo asegura que la oposición se sabe vencida de antemano y por eso sabotea la convocatoria a sesiones condicionando el debate al levantamiento del estado de sitio en Pando y a la liberación del ex prefecto Leopoldo Fernández.

Según Vásquez, frustró el acuerdo político el "ataque desmedido, absurdo y sin sentido a la sala plena de la Corte Suprema, al Consejo de la Judicatura y a los otros órganos del Poder Judicial, que de pronto son amenazados con ser llevados a juicio". Esta forma "torpe e insensata" de actuar no corresponde con un clima de negociación y concertación, y revela que el MAS no quiere un acuerdo, explicó el legislador.

"Ya no saben cómo tenerlo detenido a Leopoldo Fernández, no saben explicar que haya un preso político en un sistema democrático, y para justificar eso llevan a juicio a toda la Corte Suprema, a todo el Consejo de la Judicatura y nos dejan sin Tribunal Constitucional y sin Fiscal General; no les importa destruir el país entero para (justificar) este capricho autoritario, mezquino, basado en el autoritarismo y en la soberbia del poder", dijo Vásquez.

El opositor tildó de "talibanes políticos" al diputado René Martínez de la Comisión de Constitución de Diputados, y a los ministros de Gobierno y de la Presidencia, quienes destruyen toda posibilidad de acuerdo con amenazas de enjuiciamiento a cualquier juez o tribunal que falle en contra del gobierno.

Dice Vásquez que un sector del Ejecutivo pide unos días para levantar el estado de sitio, pero el portavoz del Poder Ejecutivo asegura que la medida de excepción continuará aunque la CNE suspenda el referéndum constitucional.

"Es muy difícil y casi imposible que el diálogo pueda continuar cuando detrás del mismo está funcionando una maquinaria antidemocrática que lo que quiere es destruirlo. El diálogo pende de un hilo, o el MAS y el gobierno asumen la responsabilidad o de lo contrario no se podrá avanzar absolutamente en nada", recalcó el senador podemista.

El senador Ricardo Díaz (MAS) recordó que en el pasado la derecha se cuoteó el Tribunal Constitucional e "incluso abogados del bufete de Sánchez Berzaín (ex ministro del fugado Sánchez de Lozada) eran miembros del Tribunal", en tanto que connotados militantes y amigos de senadores de la República fueron designados ministros de la Suprema.

El Vicepresidente García Linera advirtió que no aceptará chantajes o el "pre condicionamiento de la impunidad" para viabilizar las designaciones, y reiteró que el gobierno busca un cambio en el Poder Judicial, lo último que queda del "viejo Estado".

Atrás