"El Estado boliviano será verdaderamente plurinacional porque los indígenas y los no indígenas estarán en un nivel de igualdad", dice Carlos Borth

La nueva Constitución representa una revolución indígena, autonómica y ética, opina un senador de Podemos

Redacción Bolpress

octubre 21, 2008Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

La aprobación de proyecto de Constitución Política del Estado (CPE) en el referéndum del 25 de enero supondrá la consumación de tres hechos revolucionarios: el empoderamiento indígena, el reconocimiento de las autonomías y el renacimiento nacional con nuevos valores éticos y sociales, dijo el senador de Podemos Carlos Borth.

En la sesión de Congreso que aprobó la ley de convocatoria al referéndum constitucional, concluida al promediar las 12:45 de este martes, el senador opositor reveló algunos detalles del complejo proceso de diálogo político que tuvo en vilo al país en las últimas semanas.

La apertura del diálogo y su realización no fue nada fácil, en gran parte debido a actitud radical de los "halcones" del oficialismo y de la oposición, comentó Borth.

El legislador rememoró que en los momentos de mayor crispación de los últimos días, el mismísimo Vicepresidente Alvaro García Linera fue cuestionado por su partido debido a la esterilidad de su trabajo como mediador.

Luego apareció en escena el ministro de Desarrollo Rural Carlos Romero y la negociación se reencaminó. Borth elogió a Romero por haber trabajado "codo a codo" con todos los parlamentarios de las diferentes fuerzas políticas.

En las filas opositoras, los articuladores del consenso fueron Borth y el senador tarijeño Roberto Ruiz, quien habría propiciado el primer acercamiento entre el Ejecutivo y el prefecto de Tarija Mario Cossío. Borth agradeció al jefe de su partido Jorge Quiroga por apoyar la negociación política en todo momento.

Revoluciones

Podemos se ha divido en dos bloques: la ultra derecha y el sector moderado. Carlos Borth, del segundo grupo, destaca que en el proceso constituyente se visualizan tres revoluciones.

En primer lugar, la nueva Constitución representa "la insurgencia, la institucionalización y el empoderamiento de los pueblos indígenas originarios campesinos. A partir de enero del próximo año el Estado boliviano será verdaderamente plurinacional, porque están lo pueblos indígenas y los que no son indígenas en un nivel de igualdad".

La segunda revolución, según Borth, es la "autonómica, donde también se reconoció el mismo nivel de decisión, de identidad, de capacidad a los pueblos indígenas originarios". El texto que se viabilizará con la Ley del Referéndum ha puesto en el "mismo nivel a las autonomías departamentales, con potestad legislativa plena y de la misma manera a las autonomías indígenas".

Sin entrar en detalles, el senador opositor comentó que la tercera revolución tiene que ver con el surgimiento de nuevos valores sociales y éticos (como la solidaridad y la reciprocidad practicadas en sociedades comunitarias) que permitirán el renacimiento nacional.

La aprobación de la ley de convocatoria al referéndum constitucional "es la penúltima estación del camino que lleva a una nueva Constitución Política del Estado; falta la última etapa que viene en enero con el referéndum para que los bolivianos decidan si se tiene o no una nueva Carta Magna".

Atrás