Actualización de datos: Más de 100 mil personas esperan en Plaza Murillo y calles aledañas que el Congreso convoque al referéndum constitucional

Decenas de miles de marchistas llegan a La Paz reclamando una nueva Constitución

Redacción Bolpress

octubre 20, 2008Publicado el: 4 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Llegaron a la ciudad de La Paz al menos 30 mil personas, calculan algunos legisladores del MAS; otros estiman que marcharon más de 60 mil. Imágenes áreas difundidas por medios de información dan cuenta que sólo la columna humana principal, que llegó esta mañana a El Alto, tenía una longitud cercana a los ocho kilómetros. A las 16 horas la gente continuaba descendiendo a la hoyada paceña por la autopista, pero ya no cabía ni un alfiler en la Plaza Murillo y en calles y avenidas aledañas. A las cinco de la tarde los medios comentaban que más de 100 mil personas participaron en la ya histórica marcha por la Constitución plurinacional.

Decenas de miles de campesinos, indígenas, colonizadores, cocaleros, mineros, cooperativistas, profesores, gremialistas, universitarios y gente del pueblo llano llegaron marchando hoy a la sede de gobierno desde los Yungas (noreste), Río Abajo (sur), Caracollo (suroeste) y desde las provincias del norte paceño para exigir al Congreso la pronta aprobación de la ley de convocatoria al referéndum constitucional.

Comenzaron la caminata el lunes 13 de octubre en la localidad de Caracollo unos cuantos miles de campesinos de los valles y del oriente afiliados a organizaciones sociales de la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam). Pero con el pasar de los días se habrían sumado a esta primera marcha al menos 15 mil personas de 27 gremios.

Llegaron en esta primera y principal columna humana delegados de la Confederación Sindical de Colonizadores de Bolivia (CSCB), Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Consejo Nacional de Marcas y Ayllus de Bolivia (Conamaq), Confederación Indígena del Oriente Boliviano (Cidob), Federación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia Bartolina Sisa (FNMCIO-BS), y también representantes de las Confederaciones Nacionales de Rentistas y Jubilados, de Maestros de Educación Rural, de Gremiales, de Trabajadores Fabriles, de Panificadores, Trabajadoras del Hogar, Cooperativistas Mineros, Transporte Libre, Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz (Cpesc), Consejo Nacional de Suyus Aymaras y Quechuas (Consaq), Movimientos Sin Tierra (MST), Universitarios e Intelectuales de Bolivia, entre otras.

De manera simultánea, arribaron a la sede de gobierno campesinos de Río Abajo y provincias del sur paceño; cocaleros de los Yungas y aproximadamente 3 mil campesinos ponchos rojos de la provincia Omasuyos. Partieron el sábado desde Huarina, a orillas del lago Titicaca, aproximadamente 10 mil marchistas de las provincias Los Andes, Manco Kapac, Camacho, Muñecas, Bautista Saavedra, Abel Iturralde y Larecaja.

El Presidente Evo Morales se sumó a la marcha a las 6 de la mañana de hoy en El Alto, y llegó caminando a la avenida Montes en pleno centro paceño pasado el mediodía. Algunos reporteros de medios de comunicación críticos al gobierno confesaron estar impresionados por las muestras de cariño de la gente para con el Presidente Morales. "La gente lloraba al verlo pasar", relató una periodista de radio Fides.

El diputado opositor Willman Cardozo (Podemos) expresó su "respeto y admiración" a los miles de ciudadanos bolivianos que arribaron a la ciudad de La Paz: "Saludo ese movimiento, es respetable por cierto y si hay algún exceso de parte de algún parlamentario nuestro en relación a esas organizaciones, mil disculpas".

El presidente de la Conalcam Fidel Surco informó que en principio el objetivo de la marcha era "cercar" al Congreso hasta que convoque al referéndum constitucional, pero luego se decidió no presionar sino celebrar una "fiesta democrática y pacífica" por la nueva Carta Magna.

Al cierre de este despacho, trovadores y conjuntos de música folclórica amenizaban una fiesta popular en Plaza Murillo a la espera de que el Congreso reinstale su sesión y sancione la ley de convocatoria al referéndum.

Atrás