Samuel Doria Medina: Algunos sectores del MAS quieren que Evo Morales sea "Presidente vitalicio"

La oposición rechaza elecciones adelantadas en 2009 y reelección presidencial por dos periodos consecutivos

Redacción Bolpress

octubre 19, 2008Publicado el: 7 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Representantes de la oposición, en particular de Poder Democrático Social (Podemos), rechazaron un eventual recorte del mandato del Presidente, Vicepresidente y congresistas que concluye en 2011 para llamar a elecciones generales en 2009, y la reelección presidencial por dos periodos constitucionales consecutivos, como propusieron legisladores del MAS. Queda virtualmente paralizada la comisión de concertación del proyecto de Constitución, pero continúa la sesión de Congreso que debate la ley de convocatoria al referéndum constitucional.

En las últimas reuniones de la comisión de concertación del Congreso, los legisladores de Podemos fueron los únicos que hicieron cuatro cuestionamientos concretos al proyecto de Constitución. Para el resto de los representantes de la oposición, al parecer todo el texto ya está definido.

Todas las dudas de Podemos en los temas tierra, autonomías, reelección presidencial y disposiciones transitorias fueron absueltas "con mucha amplitud y con lujo de detalles", aseguró el ministro de Agricultura y portavoz oficial de la comisión de concertación Carlos Romero.

Según Romero, el Poder Ejecutivo está dispuesto a modificar más de 100 artículos del proyecto constitucional referidos a la justicia comunitaria, conformación del organismo electoral y reforma constitucional por dos tercios de voto; el límite de la propiedad agraria, garantías de gestión de cooperativas y otros asuntos formales y estructurales. El oficialismo habría accedido a modificar los articulados que limitan la extensión de la propiedad agraria (cinco mil o 10 mil hectáreas). Según el acuerdo preliminar, los recortes de tierra excedente se aplicarían sólo en los procesos de saneamiento pendientes, es decir que los límites de la propiedad de la tierra que se determinen en el referéndum dirimitorio no tendrán carácter retroactivo.

A esto se suma el acuerdo político alcanzado en Cochabamba que asegura 30 competencias plenas y 20 compartidas a los gobiernos departamentales autónomos.

La reelección

A pesar de los grandes avances en la negociación, el pacto político se trabó por dos temas secundarios y que no definen el contenido del proyecto de Constitución: la reelección presidencial y el acortamiento de mandato de representantes del Legislativo y del Ejecutivo.

La Asamblea Constituyente determinó acortar el mandato constitucional de ambos poderes, y adelantar elecciones generales con el objetivo de aplicar de manera inmediata y paulatina la nueva Carta Magna.

Según el oficialismo, si el proyecto de Constitución es aprobado en referéndum en 2009, inmediatamente debería convocarse a elecciones generales para renovar el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo para que el próximo 6 de agosto el país cuente con nuevos representantes políticos.

El Presidente Evo Morales está dispuesto a acortar su mandato para viabilizar la implementación de la nueva Constitución, porque de lo contrario no se pondrían en práctica las autonomías departamentales, reivindicación que fue bandera de las movilizaciones impulsadas en cuatro regiones del país en los últimos meses.

"No queremos aprobar la Constitución para diferir su aplicación hasta después de 2010; necesitamos esa norma para transformar las instituciones del Estado, para democratizar su estructura y viabilizar las autonomías", explicó Romero.

El ministro Romero aseguró que en el fondo no son problemas estructurales los que impiden concretar un gran acuerdo político sino "una decisión gremial (de legisladores opositores) que no se quieren acortar el mandato": "Sentimos que esta decisión gremial está subalternando la CPE, la pacificación definitiva del país, el reencuentro y la reconciliación entre bolivianos y bolivianas".

"Buscan perpetuar a Evo en el poder"

La oposición no tendría objeciones a la reelección presidencial, pero no acepta de ninguna manera el acortamiento de mandato de las actuales autoridades del Ejecutivo y Legislativo, y mucho menos habilitar la reelección de Evo Morales por dos mandatos consecutivos, cada uno por cinco años, es decir hasta 2019.

"Propusimos que se termine el actual periodo constitucional y estaríamos plenamente de acuerdo con uno más (reelección), pero el ministro Romero desinforma y muestra que algunos diputados estaríamos tratando de perpetuarnos en el poder; estamos dispuestos a renunciar en el momento en el que el pueblo apruebe el nuevo proyecto de Constitución", aseguró el diputado Arturo Murillo de Unidad Nacional (UN), pero lamentó que cuando "estábamos a un paso de conseguir la Constitución se rompe (el diálogo) porque el gobierno busca perpetuar al Presidente Morales en el poder".

En criterio del jefe nacional de UN Samuel Doria Medina, lo que está en juego no es el "proceso de cambio", como dicen los oficialistas, sino "el poder por el poder".

"Hay gente que está buscando que Evo Morales sea Presidente vitalicio, ese es el tema que obstaculiza. Por lo tanto, para llegar a un acuerdo y tener un proyecto de consenso, la única posibilidad es que un sector radical del oficialismo deje de buscar el poder por el poder", dijo Doria Medina.

La Constitución actual valida la "reelección discontinua". Según UN, es posible modificar este punto y aprobar una sola reelección continua. Doria Medina propuso que se consulte a la población si está de acuerdo con la reelección, pero con límites; o que se apruebe la reelección de manera continua por una sola vez, pero respetando la culminación del actual periodo constitucional.

"No nos vamos a dejar tomar el pelo; creíamos que lo fundamental de la Constitución era el cambio, ahí nos hemos puesto de acuerdo, pero no hay acuerdo en los deseos de permanecer eternamente en el poder de ciertos sectores del oficialismo", advirtió el jefe de UN.

Doria Medina opinó que es muy importante respetar la decisión del 67% de la población que ha votado para que Evo concluya su periodo gubernamental, "porque si vamos a hacer referéndums y al día siguiente los vamos a desconocer de manera arbitraria, nos estarían proponiendo que (en) las calles (se) decida la suerte y la vida de los ciudadanos".

El diputado Fernando Messmer (Podemos) reconoció que hubo avances importantes en la negociación: "Todos los otros temas, incluidos los derechos indígenas, son negociados, transados y pactados, pero no quieren negociar la perpetuación de Evo Morales en el poder".

"Lo que queda en evidencia es que el único tema que no están dispuestos a negociar los representantes del MAS es la reelección de Presidente, lo que confirma lo que venimos señalando: toda esta parafernalia de la nueva Constitución es un maquillaje para encubrir el verdadero y el único propósito que es la reelección del Presidente y la perpetuación del MAS en el poder", comentó Messmer.

El diputado Cesar Navarro (MAS) censuró el "chantaje político de algunos miembros de la oposición que no quieren llegar a un acuerdo por el simple hecho de seguir manteniendo su curul parlamentario".

El diputado José Pimentel comentó que "la oposición debería entender que éste es el mandato del pueblo, lo que se quiere es que concluya la Asamblea Constituyente dando al pueblo la posibilidad de una nueva Constitución, que es la política del presidente Morales".

Atrás