Unidad Nacional, el Plan Progreso y sectores de Podemos se desmarcan de la línea dura de Jorge Quiroga

La oposición en el Congreso aísla a las minorías de ultra derecha

Redacción Bolpress

octubre 16, 2008Publicado el: 7 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

A punto de concluir el debate en el Congreso en torno a 11 ejes temáticos del proyecto de Constitución Política del Estado (CPE) observados por la oposición, los sectores radicales de Podemos incorporaron a la agenda de diálogo temas a los que inicialmente no habían puesto objeción, entre ellos el reconocimiento de los idiomas indígenas y los derechos colectivos indígenas. El presidente nato del Congreso Alvaro García Linera postergó por 24 horas la sesión congresal fijada para hoy jueves con el fin de superar las contradicciones, y denunció que el ala ultra conservadora de derecha bloquea toda posibilidad de concertación política.

Preocupan a la derecha varios artículos del proyecto de CPE referidos al sistema democrático y a la igualad de los ciudadanos ante la ley, entre otros temas. La oposición rechaza el concepto de "Estado plurinacional", que en su criterio entra en colisión con la noción de República unitaria.

En ninguna parte del artículo 1 se refleja el término "República de Bolivia", lo que no es solo algo simbólico que "va con nuestro sentimiento de bolivianos, nuestra historia en común, nuestra tradición, sino que tiene implicancia muy fuerte para la forma de organizar el Estado y respetar los derechos de los ciudadanos y la independencia de poderes", explicó el presidente del Senado Oscar Ortiz (Podemos).

La comisión de concertación del Congreso comenzó ayer a tratar otros temas referidos a la conformación del Poder Judicial y del Poder Legislativo. Las partes acordaron insertar las palabras "república o nación" en los cinco primeros artículos del proyecto de CPE; aclarar el condicionamiento de la función económica social a la propiedad privada; el trabajo de los comunicadores sociales; la conformación del Poder Legislativo y del Poder Judicial, Tribunal Constitucional, Corte nacional Electoral; y los mecanismos de modificación parcial de la CPE.

"La oposición planteó 11 puntos y sobre ellos estuvimos trabajando. La mayor parte fue zanjada; sin embargo aparecen otros puntos que jamás habían sido planteados de tal modo que esto nos parece que es una señal preocupante para el curso posterior del diálogo", alertó el ministro de Desarrollo Rural y Agropecuario Carlos Romero.

Según Romero, la oposición viola compromisos asumidos, en tanto que la falta de seriedad de un reducido grupo de la oposición apunta a prolongar indefinidamente el diálogo.

El ministro aseguró que esta "estratagema" no es una posición generalizada de los frentes opositores, sino sólo de Podemos, por lo que "con mucha tolerancia" se planteó que los temas incorporados los analicen para que presenten un planteamiento definitivo en la sesión de este jueves.

Oposición dividida

García Linera condenó la actitud de sectores minoritarios de extrema derecha, empeñados en bloquear desde el Congreso toda iniciativa para llegar a consensos. El jefe de bancada del MAS en Diputados César Navarro dijo que un sector de "ultraderecha" no quiere firmar ningún acuerdo sobre la Constitución y además pide la modificación del Art. 1, el cual engloba la visión y la filosofía del proyecto constitucional.

La línea oficial de Podemos es votar en contra de la ley de convocatoria al Referéndum Constitucional y Dirimitorio de la tierra. El propio Jorge Quiroga dijo que controlará el voto de sus parlamentarios Además, un sector de la oposición presenta nuevos temas a la agenda con la clara intención de dilatar la negociación.

El diputado Bernardo Montenegro (Podemos) tiene la esperanza de que la solución a la crisis política se de través del diálogo y no queriendo forzar un voto o comprando parlamentarios para obtener los 2/3 de votos necesarios para aprobar la ley de convocatoria al referéndum constitucional. Montenegro afirmó que si no se llega a acuerdos en torno a los 11 ejes temáticos observados, "como Podemos no vamos a dar el voto y hay que recordar que necesitan 2/3".

Según el senador Roberto Ruiz (Podemos), las posiciones extremas en la oposición y en el oficialismo surgen de posicionamientos previos al diálogo y para mejorar posibilidades negociadoras: "Me imagino que es algo parecido a eso, no quiero creer que después de conocer los avances se mantengan estos posicionamientos... en este momento se impone mayor flexibilidad táctica de manera que el país se pueda reconducir en un sendero de paz social y vigencia plena del Estado de Derecho".

Ruiz aseguró que "Quiroga es un hombre flexible e inteligente y no creo que mantenga posicionamientos radicales y extremos, cuando sabe muy bien, él mismo nos lo ha expresado, que el país necesita certidumbres. Obviamente la Constitución aprobada en Oruro sin moverse una sola coma no va a ser lo que nos va a llevar a un acuerdo. Estoy seguro que mostrando los avances, las modificaciones posibles tanto en la parte de autonomía como en los temas centrales de definiciones, esa posición puede cambiar", dijo el senador Ruiz.

El legislador tarijeño recalcó que "no hay una conducta ‘ovejuna' al interior de Podemos, todos somos seres pensantes con criterios propios y obviamente hay un debate interno muy importante".

La Brigada Parlamentaria de Pando decidió votar por la ley de convocatoria, informó el senador pandino de Podemos Paulo Bravo, ya que "no les queda otra opción" que apoyar la ley para que el pueblo boliviano, a través del voto, se pronuncie sobre la nueva Carta Magna.

La responsabilidad de los parlamentarios pandinos está por encima del CONALDE y por encima de cualquier partido político: "Planteamos claramente que sí íbamos a apoyar, siempre y cuando se den los cambios necesarios; no vamos a estar haciendo ‘chicanerías' de que se esté dialogando por un lado y que después vamos al hemiciclo y que votemos por el ‘no'. Creo que si hemos permitido que haya diálogo en este momento y se dan los cambios por supuesto que sí vamos a apoyar y si los cambios son buenos ni siquiera apoyaremos solamente la ley, de repente todos estemos haciendo campaña por el sí", afirmó Bravo.

Los podemistas pandinos dispuestos a votar por la ley de convocatoria serían Paulo Bravo y los diputados Ronald Camargo Suzuki, Felipe Tenorio y Víctor Vaca. "Por lo menos la Brigada Parlamentaria de Pando, los que estamos allá, todavía no hemos hablado con Roger Pinto, vamos a votar para que se apruebe la ley de referendo dirimidor y constituyente", adelantó Bravo.

El jefe de la fuerza opositora Unidad Nacional (UN) Samuel Doria Medina comentó que los radicales, ya sean opositores u oficialistas, se quedarán aislados porque se están alcanzando importantes acuerdos. El diputado de UN Alejandro Colanzi asumió la decisión de trabajar para la aprobación del proyecto de ley de convocatoria.

Por otro lado, el ex prefecto del departamento de La Paz y jefe de la fuerza política Plan Progreso José Luís Paredes anunció que sus cinco diputados apoyarán la aprobación de la Ley con la condición de que se concreten algunas modificaciones mínimas al proyecto de Constitución, como por ejemplo garantizar de manera clara que Bolivia es una República unitaria; garantizar plenamente la garantía de la propiedad privada; la libertad de expresión; la independencia del Poder Judicial, y establecer con claridad la delimitación de lo que es la Justicia Comunitaria y el control social.

Paredes señala que cualquier modificación a la nueva Constitución debería hacerse por dos tercios del Congreso y no por simple mayoría. Con estos criterios, asegura el ex prefecto, Bolivia puede tener este fin de semana un proyecto de Constitución que una a los bolivianos.

El Vicepresidente valoró que corrientes democráticas de los partidos de oposición se hayan desmarcado de los radicales y estén trabajando en pos de un acuerdo que beneficie al país.

Atrás