Resolver el problema del hambre y la miseria en el mundo es tan o más urgente que atender la galopante crisis financiera internacional provocada por un puñado de apostadores codiciosos e irresponsables, reclamaron la presidenta de Chile y los mandatarios de República Dominicana y Honduras en la Asamblea General de Naciones Unidas.

La crisis financiera afecta ya a muchos países, pero su impacto podría ser todavía más grave, advirtió el primer ministro del Consejo de Estado de la República Popular China Wen Jiabao.

El presidente de la Comisión de Asuntos Económicos del parlamento cubano Osvaldo Martínez apuntó que la actual crisis económica, “la más intensa desde la depresión de 1929-1933 del siglo pasado”, le pone la tapa al féretro del neoliberalismo.

El mundo está corroborando que es una gran mentira que el mercado basado en la iniciativa privada, fuera de toda regulación del Estado, es capaz de aportar desarrollo económico y bienestar social.

“La crisis económica internacional es una derrota de los que creen que nada se puede hacer, de los que creen que nada se debe regular, o que la desigualdad no se puede remediar. Ésa es la gran lección de lo que ha sucedido en el último año”, señaló la presidenta de Chile Michelle Bachelet.

Bachelet observó que la codicia y la irresponsabilidad financiera de unos pocos, y la desidia política de otros han sumido al mundo en una situación de gran incertidumbre.

El presidente de la República Dominicana Leonel Fernández denunció que las operaciones especulativas de los mercados de futuros son permitidas por el “capitalismo de casino”.

El intento del gobierno estadounidense de asumir las deudas incobrables de las empresas quebradas demuestra irracionalidad e injusticia. Con el objetivo de rescatar las riquezas de unos pocos ricos y especuladores, la administración Bush echa una carga de deuda pública sobre toda la sociedad norteamericana, dijo Osvaldo Martínez

“Se creen dioses infalibles. Son como un Proteo siniestro. Juegan con los pueblos como el gato con el ratón. Adoptan bien el papel del dios griego Saturno, que devoraba a sus hijos por miedo a que lo destronaran, pero hoy con esta lógica de las reglas del mercado, sus hijos lo devoran a él”, explicó el presidente de Honduras José Manuel Zelaya.

Siguiendo la línea de los gobiernos de Bolivia, Venezuela y Cuba que integran junto a Honduras la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), el bloque político más izquierdista de Sur y Centroamérica, el Mandatario hondureño afirmó que el sistema capitalista está devorando a los seres humanos, especialmente a los pobres.

Zelaya afirmó que los pueblos nunca serán libres bajo el sistema capitalista e instó a las naciones del mundo a unirse para enfrentar a esta “nueva forma de esclavitud y nuevo colonialismo” que sólo satisface a unos pocos y destruye a quien no se adapta a sus reglas.

El Presidente de Honduras propuso no sólo retomar la función social del Estado y exigir al capital responsabilidad social, sino también acabar con la “falsa democracia”.

“Debemos reformar la falsa democracia en la que los hombres y las mujeres son vistos como simples votantes, instrumentos útiles que se utilizan para repartirse el poder y se manipulan sus conciencias al mejor postor, montando para ello una comedia política donde los propietarios de la riqueza imponen su irracionalidad mercantil a los excluidos y marginados del sistema”, planteó Zelaya.

El presidente Leonel Fernández añadió: “A lo que el mundo aspira no es a un salón de apuestas. Lo que el mundo desea no es una manipulación continua ni un fraude permanente sobre aspectos o factores que inciden de manera determinante en la calidad de sus condiciones de vida. El mundo, en realidad, tiene aspiraciones muy simples como son vivir en condiciones de justicia social y equidad”.

Los pobres son más importantes

El problema del hambre y la miseria en el mundo es tan urgente como resolver la crisis financiera, y requiere el mismo nivel de atención y soluciones, dijo el presidente de la República Dominicana.

Fernández citó el estimado del Banco Mundial que indica que durante los próximos siete años harán falta 350 mil millones de dólares de ayuda externa para cumplir los Objetivos del Milenio, es decir la mitad de la iniciativa que debate el Congreso de Estados Unidos para salvar de la quiebra a las empresas financieras de Wall Street, “responsables de su propio fracaso”.

El presidente de Honduras subrayó que con la tercera parte de los 700 mil millones de dólares que se destinan para salvar a los grandes bancos de la quiebra se podría eliminar la pobreza de África, América y Asia.

La presidenta Bachelet señaló que con los planes de rescate de la banca internacional se podría haber solucionado el flagelo del hambre en el planeta.

Bachelet pidió trabajar urgente y conjuntamente para apoyar las medidas de emergencia ante la crisis alimentaria y redoblar los esfuerzos para lograr las Metas de Desarrollo del Milenio, ya que el tiempo se acorta y los avances no son suficientes para cumplir las metas el año 2015.

Fernández sostuvo que más que a acusar, su objetivo es alertar y estremecer la conciencia para apurar la solución de cuestiones socialmente injustas y éticamente inaceptables. Se requiere que la comunidad internacional diseñe un plan de rescate de los hambrientos de la magnitud del que se lleva a cabo ante la crisis financiera.

“Los pueblos del mundo afectados por el hambre y la miseria levantan su voz para que la comunidad internacional preste a la solución de sus necesidades la misma rápida atención con que ha acudido a salvar de la hoguera a instituciones bancarias al borde del colapso”, enfatizó el presidente Fernández.

Con datos del centro de noticias de la ONU, http://www.un.org/spanish/News/