Génova: un espléndido salón náutico

Rodolfo Faggioni

septiembre 23, 2008Publicado el: 3 min. + -

Génova, Italia.- El Salón Nautico Internacional de Génova cumple 48 años y se confirma una vez más como la exposición naval más imporante de Europa.

Es el único en el mundo con sus casi 300.000 m², capaz de concentrar en solo sito, una exposición de enormes dimensiones. Cuatro pabellones multiplanos, amplias superficies al aire libre y espacios especiales como los ofrecidos sobre la misma superficie del mar, que entre puentes, pasarelas sobrealzadas, muelles, embarcaderos ofrecen al visitante un recorrido de ocho kilómetros.

Desde el punto de vista estructural, se inaugurará un nuevo pabellón de dos pisos directamente sobre el mar, proyectado por el famoso arquitecto francés Jean Nouvel

Este año se pondrán en exposición 2300 embarcaciones entre yatchs, mega-yatchs, motor-yatchs, veleros, pequeños botes y embarcaciones pneumáticas.

Este año el título de "nave-insignia" entre los motor-yatchs se lo lleva La Gitana un yatch de 53 metros de largo y 650 toneladas de arqueo. Sus líneas externas se identifican con el inconfundible estilo italiano hecho de elegancia y buen gusto, líneas armónica de luces y formas, mientras que la parte interna está amueblada con finos materiales, caracterizados por líneas clásicas con atención al detalle del estilo y lujo. Está dotada de los más modernos sitemas de control y seguridad y gracias a un particular "design" de su casco supera los 17 nudos marinos, una velocidad excepcional para un yate de esas dimensiones con una autonomía de 4.500 millas.

El título de "nave-insignia", entre los veleros se lo lleva el Heritage 45 Sloop, proyectado por arquitectos navales italianos con la colaboración del famoso arquitecto neozelandés Ron Hollan. Su casco, completamente en acero, mide 45 metros, su quilla tiene una profundidad de 8,71 metros, su mástil es alto 52 metros en aluminio compacto mientras que sus velas tienen una superficie total de 1.187 metros cuadrados.

Génova, generosa como sempre, ofrece a los huéspedes toda su bellezza misteriosa y su intrigante realidad hecha de historia, de tradiciones y de un presente animado. Tiene la fascinación de una antigua ciudad marinera, que se manifiesta por la bellezza de sus palacios. La "Soberbia" es el apelativo algo severo de esta antigua potencia marina, una ciudad que ofrece infinitas sorpresas a quién sabe mirarla con ojos atentos y curiosos.

Está la vieja Génova medioeval de las callejuelas estrechas y tortuosas, de la Catedral de San Lorenzo, de los claustros renacimientales y hay la moderna Génova del tercer milenio con sus transformaciones y reconversiones post-industriales, del Pueto Antiguo completamente cambiada por ese gran arquitecto que es Renzo Piano, importantísimo su Museo del Mar que ha dado nueva vida al Arsenal de los Galeones y en medio a todo esto hay el Acquarium más grande de Europa.

Hoy Génova no es sólo puerto e industria, sino arte y cultura y esto hace que sea un motivo más para regresar y curiosear entre su antiguo centro y sus modernos espacios culturales.

Atrás