La derecha levanta bloqueos y devuelve instituciones al Estado

El Conalde se repliega, el gobierno suspende el referéndum y el diálogo comienza el jueves en Cochabamba

Redacción Bolpress

septiembre 16, 2008Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Los prefectos del Consejo Nacional Democrático (Conalde) aceptaron la agenda de diálogo y las bases de negociación de un acuerdo nacional acordadas por el prefecto de Tarija Mario Cossío y representantes del gobierno. Los opositores desbloquean caminos y se repliegan de inmediato de instituciones estatales tomadas en Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija con el fin de instalar el diálogo en acto público el jueves en la ciudad de Cochabamba.

Reunidos en oficinas de Diakonía en la ciudad de Santa Cruz, y con la presencia del cardenal Julio Terrazas, los prefectos Rubén Costas de Santa Cruz y Cossío de Tarija firmaron el pre acuerdo de la negociación, con la venia de los prefectos Ernesto Suárez de Beni y Sabina Cuellar de Chuquisaca.

Cossío informó que en las negociaciones preparatorias del diálogo, el Poder Ejecutivo se comprometió a restituir a las regiones "aquellos excedentes" del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) que se quedaban en el Tesoro General de la Nación (TGN).

"Todos nos hemos comprometido a financiar la renta dignidad sin necesidad de quitar toda la plata a los departamentos", aseguró Cossío, lo que en su criterio significa que se devolverá a los departamentos una parte de sus ingresos recortados. Además, dijo, el gobierno reiteró su decisión de respetar la actual distribución de regalías petroleras.

Por otra parte, el gobierno respetará las autonomías departamentales ganadas en Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija, y está dispuesto a revisar la nueva Constitución Política del Estado para incluir la demanda autonómica.

Se acordó instalar tres mesas de diálogo para discutir temas específicos en profundidad, con la presencia de testigos y facilitadores que garanticen el cumplimiento de los acuerdos para que muy pronto se suscriba un acuerdo nacional.

El prefecto tarijeño valoró la decisión del gobierno nacional de no convocar a un referéndum constitucional mientras no se alcance un acuerdo en torno a la CPE. En principio se fijó un plazo de un mes para llegar a consensos, con la posibilidad de ampliar las discusiones si es necesario.

Además, Cossío declaró que se construirá un pacto constitucional para viabilizar la elección de autoridades en el Congreso y para transparentar el Padrón Electoral, el programa de carnetización y el Registro Civil.

Buscando el restablecimiento de la paz social en el país en el marco del Estado derecho, los prefectos opositores se comprometieron a replegar a sus grupos de choque de instituciones públicas y petroleras.

"Se ha logrado que empecemos conversaciones sobre cuáles de esas instituciones deben quedarse en poder de los gobiernos departamentales y cuáles son exclusivas del gobierno nacional", dijo Cossío. La idea es sustituir las tomas violentas por un debate pacífico en torno a la transferencia de instituciones a los departamentos.

La pacificación nacional implica también el levantamiento de todos los bloqueos de caminos en todo el territorio nacional.

Gobierno y prefectos también acordaron la necesidad de esclarecer de manera inmediata los luctuosos hechos de Pando, y que organismos nacionales e internacionales imparciales, además de una comisión congresal, investiguen en el lugar de los hechos, de manera que no haya impunidad, y tampoco acciones internacionales de tipo político.

Cossío pidió al gobierno que ponga fin a la persecución judicial y política de dirigentes y autoridades departamentales, y que garantice la integridad personal del prefecto Leopoldo Fernández.

Atrás