Colombia y Perú: el TLC con Europa es más importante que la unidad andina

Redacción Bolpress

septiembre 12, 2008Publicado el: 3 min. + -

Los presidentes Alan García de Perú y Alvaro Uribe de Colombia se desmarcaron de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) para negociar de manera bilateral un tratado de libre comercio convencional con la Unión Europea.

El canciller David Choquehuanca informó que el 9 de septiembre ambos mandatarios enviaron una carta al presidente de la Comisión Europea dando por concluidas las negociaciones del Acuerdo de Asociación (AA) de bloque a bloque, con el argumento de que las "distintas visiones y enfoques" que defienden los países de la CAN traban las negociaciones.

Perú y Colombia proponen a la UE negociar de manera bilateral, acogiéndose a la decisión de la CAN 598 que autoriza a los estados miembros a negociar de forma independiente con terceros países, pero preservando el ordenamiento jurídico.

"Bolivia lamenta una vez más que de manera unilateral se antepongan las negociaciones de Tratados de Libre Comercio en desmedro del proceso de integración", dijo Choquehuanca y recordó que los delegados peruanos y colombianos nunca apostaron por una negociación en bloque con la UE.

Sacrifican la unidad por un incierto "libre comercio"

La Unión Europea ofreció a la CAN un "Acuerdo de Asociación" (AA) mucho más integral que un simple tratado comercial, pero se ha desnudado en poco tiempo que el mentado acuerdo constituye una nueva imposición neoliberal de corte colonialista.

El AA contiene tres pilares (comercio, diálogo político y cooperación) de igual importancia, pero el tema comercial es predominante. En la III Ronda de Negociaciones en abril se confirmó que los europeos esconden detrás de una retórica socialdemócrata la verdadera naturaleza libre comercial de este acuerdo que promueve la privatización de servicios, amplias protecciones a la propiedad intelectual de las transnacionales europeas y el patentamiento de formas de vida.

En mayo, durante la V Cumbre de Jefes de Estado de Latinoamérica, el Caribe y Europa, el comisario de comercio de la UE Peter Mandelson confesó que el AA es esencialmente un TLC, y, en alusión a Bolivia, dijo amenazante que quien no estaba de acuerdo con ese esquema se quedaba fuera de la negociación.

La Directiva Retorno trancó aún más las negociaciones y generó resistencia al interior de la CAN. La UE se comprometió en la III Ronda de Negociaciones a integrar el tema de migración en la siguiente ronda, pero antes aprobó la legislación anti inmigrantes, faltando el respeto a sus "socios" andinos. El presidente Rafael Correa, presidente pro témpore de la CAN, condicionó las negociaciones a la derogatoria de la directiva.

La CAN se fracturó aún más por obra de Colombia y Perú, dispuestos a mandar al tacho de basura la unidad andina por el libre comercio con Europa y Estados Unidos. Los gobiernos de Bolivia y Ecuador no quieren TLC y aún esperan que la UE cumpla su promesa de concretar un verdadero acuerdo de asociación equitativo y justo.

El presidente Correa recordó a la UE que su gobierno no negociará tratados de libre comercio con ningún país porque no cree en la apertura irracional e indiscriminada de mercados.

Atrás