(Radioagencia NP).- El gobierno federal autorizó el inicio de las obras de la usina hidroeléctrica de Santo Antônio, en el estado de Rondônia, en la región norte de Brasil. La decisión desconsideró un parecer técnico del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama). El documento advierte que las recomendaciones “son numerosas y exponen cierta precariedad del proyecto básico ambiental frente al conjunto de impactos listados”. La hidroeléctrica es la primera de tres que están previstas para el complejo del Río Madeira.

De acuerdo con el cronograma del consorcio Madeira Energía, las obras comienzan el 1º de setiembre. La dirección del Ibama afirma que los cuestionamientos de los técnicos no son un impeditivo grave para la emisión de la licencia. Los cuestionamientos fueron transformados en nuevas condiciones que deben ser atendidas por las empresas emprendedoras. Son ahora 48 las condiciones que serán analizadas antes de la autorización de funcionamiento de la usina, previsto para mayo de 2012.

El parecer técnico apunta problemas como la falta de un proyecto de centro de reproducción de peces, así como el de un segundo canal en los márgenes del Río Madeira para garantizar la reproducción de los bagres.

La licencia previa para las usinas de Santo Antonio y de Jirau fue aplazada en cuatro meses durante el último año, debido a un parecer técnico semejante.