Vecinos del Plan 3000 expulsan a los unionistas a palazos y se declaran autónomos; San Julián alista un cerco a Santa Cruz; IDH y regalías para los municipios y ni un peso a las prefecturas, piden campesinos e indígenas

Cruceños de barrios pobres enfrentan a grupos de choque y a la "prensa vendida"

Redacción Bolpress

agosto 20, 2008Publicado el: 8 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Ciudadanos de barrios periféricos de la ciudad de Santa Cruz enfrentaron por primera vez de manera organizada a grupos de choque del Comité Cívico y golpearon a periodistas de medios de comunicación controlados por el empresariado autonomista. No conformes con los resultados del paro cívico del martes 19 de agosto, acatado parcialmente en cinco ciudades, líderes cívicos y empresariales de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca decidieron bloquear caminos este miércoles.

El paro cívico de 24 horas convocado por la oposición derechista no fue acatado en las provincias y tuvo escaso apoyo popular en las ciudades capitales de los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando, Chuquisaca y Tarija.

"El paro del Conalde fue muy parcial, pero en Santa Cruz se cumplió por la violencia ejercida por los fascistas de la Unión Juvenil Cruceñista", dijo el diputado Gustavo Torrico. Según el senador Antonio Peredo, el prefecto Rubén Costas y los cívicos cruceños desplegaron grupos paramilitares similares a los comandos civiles de las dictaduras militares para reprimir a los opositores y obligar a la gente a movilizarse.

Al mediodía, allegados al prefecto Ernesto Suárez y al Comité Cívico rondaron por la sede de la Federación de Comunidades Agroecológicas de Rurrenabaque, Beni, donde también funciona la radio estatal Patria Nueva, y amedrentaron a sus ocupantes. En Cobija, activistas de la Prefectura y del Comité Cívico intentaron tomar la sede de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Pando.

En Santa Cruz, cientos de activistas de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC) quisieron hacer cumplir a palos el paro cívico en barrios periféricos, pero vecinos y comerciantes los repelieron. El presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz Branco Marinkovic denunció que el MAS contrató a inadaptados para generar violencia y culpar a la UJC.

En la madrugada del martes, unionistas armados con palos y portando escudos atacaron a tres policías en Santa Cruz; pincharon las llantas y rompieron los vidrios de su vehículo. Radio Santa Cruz informó que los agresores son cívicos y unionistas "muy cercanos" a Marinkovic

El periodista José Inturia Sánchez, director de radio Enlace, fue golpeado y asaltado a las 08.00 por jóvenes de la UJC. Le quitaron su filmadora, su celular y sus documentos, y lo agredieron física y verbalmente.

"Estaban ebrios, netos, con música a todo volumen. Yo iba a cargar gasolina, se acercaron, me pidieron credenciales y se las entregué. No respetaron ni el hecho de que el vehículo tenía pase libre, abrieron la puerta del vehículo, me bajaron y me golpearon, robaron mi celular y mis pertenencias. Me corretearon a pedradas", relató Inturia a radioemisoras cruceñas.

Reporteros de canal 4 Bolivision y de canal 5 ATB acompañaron a grupos de la UJC que recorrían la ciudad para hacer cumplir el paro. En el Plan 3000, a las 4:30, presuntos masistas destrozaron el vehículo de Bolivision que llevaba en el vidrio trasero un sticker que dice "NO A EVO".

"En la rotonda del Plan 3.000 aparecieron muchos jóvenes que estaban ocultos en las casetas y comenzó el enfrentamiento. Los unionistas no pudieron avanzar y tuvieron que irse. Pero cuando nos disponíamos a irnos un grupo de jóvenes comenzó a atacarnos con palos que llevan clavos en la punta, piedras, ladrillos y otros objetos contundentes", relató el camarógrafo de Bolivisión Remberto Arauz a Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Arauz denunció que unas 30 personas lo golpearon. En la misma zona, agredieron con palos y piedras a José Luis Ledesma, periodista de canal 18 Megavisión, y a Miguel Arias, periodista de canal 33 Giga Visión. La misma suerte corrió el camarógrafo de ATB Miguel Angel Flores, aporreado por "venderse" al Comité Cívico.

Al mediodía, ciudadanos bloquearon la entrada de la ciudadela Andrés Ibáñez y montaron guardia en la rotonda del Plan, una de las zonas más pobladas de la capital cruceña, para resguardar a comerciantes y empresas privadas que no acataron el paro. Decenas de jóvenes de la UJC armados con bates de béisbol intentaron romper el cerco e ingresar a la zona.

La Policía dispersó con gases lacrimógenos a los dos sectores enfrentados y los unionistas tuvieron que retroceder. Al promediar las 16 horas se informó que 10 personas resultaron heridas en los enfrentamientos y que al menos tres unionistas fueron detenidos en posesión de armas de fuego.

"Otra vez el Plan 3000 hace historia; hemos corrido a estos unionistas pitilleros, no han logrado ingresar a nuestra zona", declaró un vecino a radio Fides.

Después del enfrentamiento, un dirigente de los jóvenes del Plan 3000 informó a la Agencia de Noticias Indígenas de la Red Erbol que en un cabildo se declaró la autonomía de la zona habitada por migrantes, e inmediatamente se fundó la ciudadela "Igualitaria Andrés Ibáñez", "territorio libre de fascismo, racismo y discriminación".

Al finalizar la jornada, el ministro de Gobierno Alfredo Rada aseguró que el gobierno mantendrá la serenidad y no responderá a las provocaciones de la oposición. Reiteró que el Ejecutivo continúa esperando a los prefectos autonomistas en la mesa del diálogo para debatir las demandas autonómicas y un pacto fiscal referido a la distribución justa de los ingresos nacionales.

Rada lamentó que algunos sectores radicalizados del Consejo Nacional Democrático (Conalde) -que no entienden que la población pidió a los políticos evitar confrontaciones innecesarias- hayan decidido bloquear al occidente por 24 horas este miércoles. Marinkovic anunció que bloquearán las carreteras nueva y antigua a Cochabamba y rutas en La Guardia, Portuachuelo y Buena Vista.

Radicalización

Los prefectos de la "media luna" se radicalizaron luego de que Evo Morales los derrotó por tercera oportunidad en el referéndum revocatorio con 67,8% de votos, 14% más que en las presidenciales de 2005 y 16% más que en las elecciones de asambleístas de 2006.

El movimiento autonómico comandado por un sector de la burguesía agroindustrial y financiera tiene menos apoyo popular que en 2005. El diputado César Navarro estima que la votación de los cuatro prefectos opositores creció en promedio 0.55%, aunque el Padrón creció cerca de 8%. En esos cuatro departamentos la votación del Presidente subió en un 28%.

La paliza electoral hizo entender a los opositores de derecha que es prácticamente imposible que puedan aplicar por la fuerza sus estatutos autonómicos.

El discurso cívico empresarial cada vez más temerario y desafiante mantiene unido al núcleo duro del movimiento autonomista de las ciudades (aproximadamente 67 por ciento de los votantes en Santa Cruz, 64 por ciento en Beni, 58 por ciento en Tarija y 56 por ciento en Pando), pero preocupa al resto de la gente que vive dentro y fuera de la "media luna".

En los barrios populares de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija mucha gente comienza a recordar que el ex dirigente del Comité Cívico Rubén Costas aplaudió que el Mutún pase a manos de las transnacionales; el diputado del MNR Mario Cossío respaldó la privatización de YPFB; el dirigente de ADN Leopoldo Fernández fue cómplice de la enajenación de los yacimientos. Y ahora esta misma gente recibe el doble de ingresos por IDH gracias a la estatización del petróleo y del gas que nunca apoyó, pero alienta la confrontación regional a riesgo de fracturar el país.

El dirigente de los gremiales de La Paz Braulio Rocha pidió al Poder Ejecutivo tratar con "mano dura" a estos paladines de la autonomía y del IDH que vulneran las leyes a diario.

En la provincia cruceña, pobladores de San Julián reunidos en cabildo amenazaron con cercar la ciudad de Santa Cruz desde el próximo lunes si el prefecto Costas no dialoga con el gobierno.La Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), la Confederación Sindical de Colonizadores de Bolivia (CSCB), la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) y la Federación de Mujeres Campesinas de Bolivia Bartolina Sisa (FNMCIOB-BS), las organizaciones sociales más representativas del país, advirtieron que no permitirán que se entregue "ni un centavo" de los recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) a las prefecturas derechistas y propusieron que el dinero sea administrado por los municipios

Los movimientos sociales pelearon por una mejor renta petrolera no para financiar las campañas y los grupos de choque de políticos opositores de las prefecturas sino para atender las necesidades de la gente; por eso "los movimientos sociales no entregaremos ni un solo centavo, así hagan huelga y otras medidas", dijo el líder campesino Isaac Ávalos.En la misma línea, la Federación de Campesinos de Tarija pidió distribución directa del IDH y regalías a comunidades, secciones y provincias porque la prefectura de Tarija reparte los 300 millones de dólares que recibe anualmente entre empresas privadas de unas cuantas familias.

Atrás