La solución más simple sería que el Presidente de un autogolpe, cierre el Congreso y encarcele a los sediciosos, pero el gobierno no tomará ese camino, dijo el senador Antonio Peredo

Quieren aislar a Costas

Redacción Bolpress

agosto 18, 2008Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

El prefecto de Santa Cruz Rubén Costas representa a grupos violentos cada vez más reducidos y podría quedar aislado porque otros prefectos opositores no comparten con su radicalismo. El discurso del prefecto Mario Cossío de Tarija refleja otro estado de ánimo. "Los efectos políticos de una posición radicalizada no son visibles todavía, pero pueden ser grandemente adversos para Santa Cruz", advierte el senador de Podemos Carlos Bohrt.

El prefecto y los líderes cívicos de Santa Cruz han decidido endurecer su posición, lo que esta dando paso a que en el otro lado de la mesa los radicales del gobierno del MAS y sus aliados también se radicalicen.

El paro de mañana y los discursos innecesariamente duros del prefecto cruceño frente a la decisión del Pacto de la Unidad de exigir al Presidente Morales la aprobación de la Constitución tal y como está redactada no dejan espacio alguno para la concertación.

Costas perdería mucho más que el gobierno en una confrontación abierta porque no puede aplicar de facto sus estatutos autonómicos. Por ejemplo, es imposible que el prefecto de Santa Cruz ejerza el mando de la Policía por una razón jurídico-formal y otra de hecho.

Según Bohrt, en lo jurídico formal la Policía depende de un mando único nacional y del gobierno a través del Ministro de Gobierno y del Presidente por mandato de la Constitución y de la Ley Orgánica de la Policía. En la práctica, el comandante departamental sencillamente no le hará caso, seguirá dependiendo de su comando nacional y velará por la unidad de su institución.

Por otro lado, ¿qué haría una oficina regional de Recaudación de Impuestos? No podrá operar porque los contribuyentes pagan sus impuestos a través del sistema financiero que está sometido a la regulación nacional. "Tienen que asumir esta realidad y avenirse a concertar antes de que sea demasiado tarde", asegura el senador de Podemos.

El senador del MAS opina que los grupos violentos provocan al gobierno para que reaccione violentamente. "La solución más simple es que el Presidente Evo Morales de un autogolpe, cierre el Congreso, despida jueces, nombre jueces por decreto y se proclame autoridad suprema con el respaldo de dos tercios de la población y vamos a la cárcel con toda la gente que hace eso. Yo creo que esa es la imagen que ellos quieren llevar adelante y que el gobierno no va aceptar ese reto".

El estado de sitio es una figura del siglo pasado y ya no tiene efecto; "no es aceptable y yo lo descartaría completamente", afirma Peredo.

Atrás