Evo está convencido de que puede aislar a la derecha poco a poco

Antonio Peredo: "Quieren otro Kosovo en Bolivia, pero no les vamos a dar el gusto"

Redacción Bolpress

agosto 15, 2008Publicado el: 4 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Liderazgos políticos y empresariales declararon un paro cívico de 24 horas para el martes 19 de agosto en Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca, y advirtieron que el Presidente y los miembros del Poder Ejecutivo no son bienvenidos en esos territorios. La oposición derechista se arroga la representación política absoluta de las regiones, pese a que la mitad de la población de los cinco departamentos apoya al gobierno de Evo Morales.

Las medidas de presión de los prefectos de la "media luna" van en contra del 70 por ciento de la voluntad del pueblo boliviano expresada en el referéndum revocatorio, pues no solamente la gente del occidente se manifestó a favor del Presidente y los cambios que realiza, sino también ciudadanos del oriente, valles de Tarija y Chuquisaca donde ganó el Sí a Evo, recalca el vicepresidente de la Comisión de Política Social de Diputados Miguel Machaca (MAS).

Escrutado el 99,65% de los votos emitidos en el referéndum revocatorio, la Corte Nacional Electoral (CNE) confirmó que el Sí al Presidente subió al 67,43%. En las ciudades declaradas opositoras, el MAS subió su votación en relación a las elecciones 2005: de 121.111 a 142.169 votos en Santa Cruz; de 18.491 a 26.565 votos en Tarija y de 3.099 a 8.008 votos en Pando. Esto quiere decir que casi la mitad de la población de los territorios que supuestamente responden a los intereses de la "media luna" está a favor de Morales.

Al ciudadano de a pie le indigna, pero no le sorprende que la derecha cívico empresarial minimice la victoria electoral del gobierno y llame a la confrontación sin consultar a nadie. Se entiende que el trabajo de los autonomistas es reguardar intereses personales y privados de terratenientes y hacendados, y boicotear y vetar todo lo que proponga el Presidente.

Lo que sí está llamando la atención de mucha gente en estos días es la actuación de los grandes medios de comunicación privados, que probablemente sufren la peor crisis de credibilidad de las últimas dos décadas.

La mayoría de las cadenas de televisión, radioemisoras y periódicos controlados por grupos de poder han desarrollado en las últimas semanas nuevas reglas y valores periodísticos. Esta nueva "escuela" -que confunde libertad de expresión con libertad de empresa, que sacrifica los viejos valores de la "objetividad y la imparcialidad" y que exalta la opinión por sobre la información veraz- avergonzó en más de una oportunidad a periodistas del país y del extranjero.

La gran prensa y sus empresas encuestadoras han hecho un papelón con sus predicciones erradas sobre las tendencias del voto en el referéndum. Una vez desmentidos por el conteo oficial de la Corte Nacional Electoral (CNE), los medios dejaron de hablar del referéndum para minimizar la paliza electoral. Hoy, la prensa privada destaca en titulares la convocatoria al paro cívico y deja en tercer plano la suspensión de la huelga de hambre por el IDH.

El senador del MAS Antonio Peredo afirma que la suspensión de la huelga de los empresarios cívicos demuestra que el ayuno no era por el IDH sino un boicot contra el referéndum del domingo pasado, pero los medios ni se han dado por enterados.

Según el senador Ricardo Díaz (MAS), la lucha por el IDH es sólo una "cortina de humo" de quienes no quieren compartir sus recursos y obstaculizan el diálogo, pues la renta dignidad sólo representa el cinco por ciento de los recursos económicos entregados a las prefecturas. Y a pesar de ello, la prensa privada informa que las regiones pelean por la sobrevivencia de sus autonomías y contra el gobierno "centralista y confiscador".

Sectores de la población han comenzado a exigir al gobierno que haga respetar el principio de autoridad aplicando "mano dura". Algunos dirigentes de movimientos sociales se atreven a pedir "bala" para las minorías que buscan generar caos.

"El Presidente ha demostrado una inmensa capacidad de resistir la tentación de entrar en la espiral de violencia, que es lo que está buscando la derecha y quiénes los financian. Qué lindo sería para ellos que ocurriera otro Kosovo en Bolivia, pero no les vamos a dar el gusto. El Presidente está convencido de que es posible aislarlos poco a poco; se necesita mucha paciencia y el Presidente la tiene", asegura el senador Peredo.

El diputado Machaca advierte a la oposición cívico empresarial que si no hace una lectura crítica de lo que el pueblo dijo en las urnas, la población que votó por ellos puede cansarse y reaccionar de otra manera. El diputado del MAS Hilario Callisaya alerta que la terquedad de los prefectos puede ocasionar una sublevación en sus regiones.

Atrás