Mitos

Isaac Bigio

agosto 14, 2008Publicado el: 2 min. + -

El referendo ha desnudado a dos mitos que hay sobre Bolivia. Uno de ellos es que la mayoría de los departamentos y toda la Media Luna están contra el gobierno, y el otro es que la autonomía es una demanda solo de la ‘oligarquía' pues ésta no ha calado en el pueblo camba.

Evo ganó en todos los 5 departamentos occidentales. En los 4 departamentos de la Media Luna el Sí ganó en Pando, casi empató en Tarija y solo fue muy derrotado en Beni y Santa Cruz. No existe, pues, un consenso en estos 4 departamentos para lograr una oposición frontal al gobierno, y menos aún para una separación conjunta.

Sin embargo, sumando a Beni con Santa Cruz hubo 413,000 votos por el NO y solo 275,000 por el SI a Evo. Esto evidencia una amplia masa que cree en la autonomía, a la cual el gobierno y la izquierda no pueden ignorar.

Esto, sin embargo, no muestra que todo o la mayoría de ese electorado estuviese dispuesto a dividir a Bolivia, aunque sí que hay una base social susceptible a escuchar planteos separatistas, los mismos que podrían avanzar si La Paz mete la pata.

Santa Cruz

Bolivia se diferencia de otros países hispanoamericanos en que su república no siempre se ha centrado alrededor de una capital que es su principal centro económico y poblacional. En 1899 una guerra civil movió la sede del gobierno a La Paz desde Sucre (quien antes se llamaba Charcas y con ese nombre se conoció a Bolivia antes de 1825).

Si Bolivia fue dominada en el siglo XX por el estaño y por La Paz, en el Siglo XXI el oriente es el principal proveedor de divisas (el gas) y tiene un boom de exportaciones agropecuarias. La ciudad de Santa Cruz ya sobrepasó a la de La Paz en pujanza y en habitantes.

La élite cruceña cree que La Paz les coarta con su centralismo (por lo que piden autonomías y que la capital plena retorne a Sucre) y con promover hoy un nacionalismo populista que afecta su modelo de crecimiento basado en el ‘libre comercio'.

Esta necesidad material crea una nueva ideología nacionalista donde se recalca que los cambas se diferencian de los collas por su raza y cultura, por el tono de su español y por no haber sido parte del incario.

Atrás