Serie "Gobernadores" del cuarto menguante (IV)

Reyes Villa, niño mimado de Banzer, Goni y EE.UU.

Edgar Ramos Andrade

agosto 7, 2008Publicado el: 6 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

(ANC).- La caprichosa (y desesperada) conducta del (aún) Prefecto de Cochabamba, de oponerse al Referéndum del 10 de agosto 2008 (dijo que no acatará sus resultados) pinta de cuerpo entero al Capitán de Ejército, especulador inmobiliario y mimado del gobierno de EEUU, Manfred Armando Antonio Reyes Villa Bacigalupi, como el oficial militar que añora los tiempos de su jefe, Luís García Meza Tejada, a quien sirvió "en las buenas" (disfrute libertino de la corrupción dictatorial) y "en las malas" (masacre y asesinatos en Huanuni, o en la calle Harrington de La Paz, en 1980-81).

Ese comportamiento también muestra coherencia con su formación de aventajado alumno de la macabra "Escuela de las Américas", que Estados Unidos mandó a construir en un territorio ocupado en Panamá, con el pretexto de "luchar contra los subversivos" de la década de los años 60 del siglo XX, y que fue semillero de dictadores latinoamericanos.

Ello explica las alianzas (políticas, empresariales y mediáticas) que Reyes Villa (experto en 'Combat Arms Basic-C2') tejió desde 1992, y cuyo resultado fue mantenerse en el poder regional, especialmente citadino (prebenda de por medio) por más de 15 años.

Alianzas con MBL, ADN, MNR

La carrera política de Reyes Villa es variada, a partir de la grave crisis de gobernabilidad municipal en Cochabamba, en 1992. A nivel regional se alió con el Movimiento Bolivia Libre MBL –ese grupito de oportunistas políticos que dicen luchar contra la pobreza–; luego creó su partido, Nueva Fuerza Republicana NFR, y a nivel nacional tuvo alianzas con ADN (Hugo Banzer-Jorge Quiroga, 1997), Movimiento Unidad y Progreso (del agro-potentado cruceño Ivo Kuljis, 2002) y con el MNR (del potentado minero Gonzalo Sánchez de Lozada, 2003, hasta la caída del "Presidente asesino"). La prensa tradicional lo bautizó como el "alcalde estrella".

Luego de acompañar a Goni "hasta el último muerto" (octubre de 2003) reapareció en 2005 como candidato a prefecto de Cochabamba y aprovechó la ingenuidad del MAS. La débil campaña regional y peor resultado masista, de diciembre 2005, se debieron a dos factores: a) Un candidato (Jorge Alvarado) inadecuado y, b) Una excesiva confiada basada en "Evo-Presidente".

¿Sobornos a la prensa?

En sus cuatro períodos como alcalde, Reyes Villa mostró una sorprendente habilidad para relacionarse con determinados periodistas, y un gran dominio mediático. En 2007, la polémica Reyes Villa–Alex Contreras, por presuntos sobornos a periodistas (repartidos por el ex alcalde) mostró aquella faceta.

Más allá de nombres, esta "compra de conciencias" es un trauma que no puede superar la Federación de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba y, en cada congreso o ampliado, al menos hasta hace dos años, este hecho era aceptado aunque no muy debatido y menos motivo de autocrítica. Esto ocasionó que el (aún) Prefecto, se tomara algunas libertades, poco democráticas, como añorando a su jefe García Meza.

Lo oculto del 11 de enero

Una acción libertina de Reyes Villa fue que a fines de 2006 respaldó a los agro-potentados cívicos cruceños, y su huelga por los inflados (y mediatizados) "dos tercios" de votos para aprobar las resoluciones de la Asamblea Constituyente. Y en una concentración en la plaza de Cochabamba (14-12-2006) gritó, a todo pulmón (y con mucha convicción): "¡¡¡Adelante Santa Cruz con su independencia…!!!".. No pudo disimular su apoyo a los Marinkovic, Dabdoub y otras boñigas proclives al separatismo.

Por esa misma época solicitó un nuevo referéndum autonómico para Cochabamba, pese a que la ciudadanía lo rechazó con 63 por ciento de votos (2-7-2006). Entonces comenzó la polarización. Campesinos y sectores laborales, tras el ampliado de la Central Obrera Departamental (del 20-12-2006) pidieron la renuncia del Prefecto (que se refugió en Santa Cruz y La Paz) pero sus colaboradores, especialmente Johnny Ferrel, formaban brigadas armadas con cadenas, fierros, y bates de béisbol (deporte que no se practica en Cochabamba, ni en Bolivia).

Y llegó el 8 de enero 2007. Una marcha de campesinos del trópico, que tomó parte del centro cochabambino, fue reprimida por la Policía. No ocurrió lo mismo con la marcha citadina del 11 de enero, convocada por dirigentes cívicos y amplificada por la mayoría los medios de comunicación (todos pro Reyes Villa). La Policía dejó que los jóvenes, bate en mano, golpearan y mataran a dos campesinos y, como reacción, sea asesinado Christian Urresti, el sobrino del fanático Ferrel. Recién el día 12, Reyes Villa renuncia a su pretendido referéndum. Los medios cochabambinos (más aún sus propietarios) no dirán mucho sobre la responsabilidad de Reyes Villa en ese trágico 11 de enero, ese silencio parece tener precio.

Media docena de deudas

Reyes Villa tiene, según David Tezanos Pinto, al menos seis cosas que explicar: 1) Su participación, como estafeta del dictador Luis García Meza Tejada, condenado a treinta años, y su relación con la masacre de la calle Harrington y centenares de desapariciones y detenciones durante la dictadura de 1980-1981; el golpe del 17-7-1980 se planificó en casa de Armando Reyes Villa (padre del aún Prefecto) en la zona de San Pedro de La Paz; 2) Su alianza gubernamental (1997-2002) con la extinta Acción Democrática Nacionalista (ADN), creada para evitar el juicio de responsabilidades contra Bánzer; 3). Su responsabilidad, junto con Samuel Doria Medina y Bánzer, en la suscripción de los contratos privatizadores del agua, con "Aguas del Tunari" (Corporación Bechtel) que ocasionaron muertos y heridos en la "Guerra del agua" de Cochabamba, en abril de 2000.

También, Reyes Villa debe explicar, 4) Su responsabilidad en las masacres de octubre de 2003 en Patacamaya, Ilabaya, El Alto, Ovejuyo, San Julián y otras regiones, en alianza con Sánchez de Lozada, y sobre el plan de trasladar la sede de Gobierno a Santa Cruz para evitar el derrocamiento de ese Gobierno y ejecutar la venta de gas boliviano por Chile a México y a Estados Unidos a precios lesivos, y cubriendo el costo del puerto, y del oleoducto, en función a las demandas de los Comités Cívicos de Santa Cruz y Tarija, como lo comprometió Jorge Quiroga, pese a ser la causa del octubre boliviano de 2003; 5) Origen de su fortuna basada, aparentemente en la especulación inmobiliaria. Ante la Contraloría, Reyes Villa declaró que sus bienes tienen un valor de Bs.14.456.700 ($us.2 millones) cifra ínfima frente a su fortuna real; 6) La fundada sospecha de que es hombre de confianza del gobierno de EEUU en Bolivia. Sus frecuentes y silenciosos a ese país, viajes aumentan la duda. Revocarlo requiere de 246.417 votos. Es un poco difícil pero no imposible.

Atrás