Beijing 2008: Entre doping y smog

Rodolfo Faggioni

agosto 4, 2008Publicado el: 3 min. + -

Beijing.- En medio a la neblina está Pekin y la nube de smog envuelve completamente la capital. Las emisiones de gas se ríen en la cara de los firmantes del protocolo de Kyoto y con la complicidad de la humedad amazónica se pinta de gris el panorama de los Juegos Olímpicos. Juegos verdaderos y no falsos como las bolsas de Louis Vuitton producidas en los suburbios de la metrópolis china. Un país con cara marxista y motor capitalista.

El mito de esta nueva China son los nuevos millonarios rusos y no el pobre Mao, y los Juegos Olímpicos que partirán el viernes próximo, servirán para legitimarla como potencia económica planetaria.

Paciencia si algún derecho civil y humano no es respetado y para construir los estadios y las estructuras para los juegos han vaciado los campos trasformando los campesinos en albañiles y si en Tibet, incluso hablar a voz alta, es un delito.

China ha invertido millones de Euros y está lista para poner en pista su imagen limpia y democrática. En el mundo occidental se ha hablado de boicot, palabras necias porque ahora lo importante es la economía mundial y en estos momentos es imposible hacer de menos de la superpotencia asiática.No todos los "grandes" de la tierra asistirá a la inauguración de los Juegos, pero ningún "grande" se ha disociado de modo neto y claro y ha hablado de las condiciones inhumanas de los disidentes chinos. En nombre del espíritu olímpico el espectáculo tiene que continuar.Paciencia si los ciclistas después de la prueba en carretera tendrán los pulmones más grices que las chimeneas de Manchester y si los maratonetas arriesgarán la hospitalización porque el nivel de los polvos sutiles en el aire son mayores de los que se encuentran en Los Angeles, Ciudad de México, Milán y Colonia juntos.Serán los Juegos Olímpicos con una nube de gas sobre la cabeza de los atletas y con la sospecha de "doping". El Comité Olímpico Internacional asegura que controlará con eficiencia y severidad. No hay duda sobre esto. Serán las Olimpíadas del "doping tecnológico". El "doping" que ha sido creado en los laboratorios de la Nasa y ese traje de baño espacial ha convertido a los nadadores en miembros del equipaje del Enterprise. Sin el traje de baño espacial no puedes ganar una medalla olímpica.Serán las Olimpiadas de los "big". De las "star" que valen 30 millones de € al año con la cara imprimida en un hamburger americano o los pies prestados a la Nike.Difícilmente los Juegos Olímpicos del 2008 entrarán en la historia. No veremos a un Abebe Bikila despuès de 42,145 kms. de la maratona cruzar la meta descalzo como en el 1960 en Roma o Tommie Smith y John Carlos con la cabeza baja mostrar el puño izquierdo con un guante negro en Ciudad de México o Jesse Owen reírse de la raza ariana y de Hitler en Berlín en 1936. Serán unos Juegos Olímpicos perfectos, precisos, como las bolsas de Louis Voitton confeccionadas en China.

Atrás